El Gobierno anunció un superávit fiscal primario superior a los $ 30.000 millones en el resultado de las cuentas públicas del primer semestre del año y aseguró que logró "sobrecumplir" la meta fiscal del período. Sin embargo, el informe presentado dejó varias dudas ya que hubo ingresos extraordinarios incluidos por privatizaciones, lo cual ayudó a Cambiemos a obtener el resultado.

En una conferencia de prensa, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, divulgó el resultado positivo de los primeros seis meses del inicio del año y aseguró que se logró a pesar del déficit primario que se observó en junio, con un total de $ 6.598 millones. Así, el superávit fiscal primario fue de $ 30.221 millones.

¿Qué fue lo obvió explicar el ministro? Hubo ingresos adicionales por $ 64.000 millones de la venta (privatización) de dos centrales térmicas y el uso del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES. Sin estos ingresos, Argentina habría incumplido las metas fiscales impuestas por el FMI.

La venta de la Central Térmica Ensenada-Barragán representó ingresos por $ 26.321 millones, mientras que el desprendimiento de la venta de la Central Térmica Brigadier López le aseguró al Estado $ 14.095 millones. A su vez, la transferencia del FGS para financiar la “Reparación Histórica” significó $ 19.647 millones.

Para septiembre, el Gobierno debe generar un superávit que ronde los $ 60.000 millones, y en diciembre, déficit cero. Sin embargo, el acuerdo contempla un déficit de hasta $ 59.400 millones siempre y cuando se corresponda con un cierto nivel de inversión social.