Después de un duro editorial de Jorge Rial contra el equipo de Involucrados por haber hecho un móvil con su hija Morena para hablar sobre la ampliación de la perimetral que pidió contra su ex pareja, el conductor de Intrusos se ausentó sin previo aviso del histórico programa de América.

Según informaron a Ciudad Magazine, "está descompuesto, se siente mal, y a la mañana le avisó a la producción que no iba a hacer el programa”. Fue su esposa, Romina Pereiro quien llamó para avisar que se ausentaría jueves y viernes.

Un día antes, el periodista inició su programa duramente: "Es difícil venir y sentir que los que te cagan a piedrazos, te meten el dedo y te hacen molinete son tus compañeros. Yo no quería empezar este programa así, y hace unos días que vengo así".

“Una sola cosa quiero decir: acabo de ver a mi hija acá en el programa de Mariano Iúdica. No la está pasando bien, yo trato de no hablar de esos temas, por respeto a mi hija y mi nieto, y también por la miles y miles de mujeres que están pasan por esa situación, intento que se tome con la mayor seriedad posible todo lo que tiene que ver con el tema de la violencia de género”, dijo Rial en su descargo.

“De verdad, cuando te toca a vos es muy difícil manejarlo, uno está acostumbrado a los casos de los otros, que ya de por si son difíciles. Yo trato de no ser prescindente porque soy su padre quiero ese rol, de padre, no un comunicador que habla de eso”, manifestó el periodista.