Resumen de la semana: de la terapia grupal de Macri y su designación en la FIFA

Un gobierno jardín de infantes, la vuelta de CFK a la Presidencia y mucho más. 

02 de febrero, 2020 | 05.00

Hace unos días se filtró el video de una charla motivacional o una terapia de grupo- los expertos todavía no se ponen de acuerdo al respecto- en el que se ve al ex presidente Mauricio Macri explicar a un grupo de simpatizantes que ya desde el 2017 él había alertado a sus ministros: “Siempre les decía a todos, cuidado que los mercados no te dan más plata y nos vamos a la mierda”. Lo notable es que, un año después de ese llamado de atención, Macri tomó el mayor préstamo con el FMI de nuestra historia (en rigor de verdad, más que un préstamo fue un generoso aporte de campaña) y hace apenas unos meses, en marzo del 2019, el todavía presidente le aseguró a un aliviado Vargas Llosa que, de ganar las elecciones, haría “lo mismo pero más rápido”. Continuar por el mismo camino nos llevaba hacia el desastre y, por otro lado, debíamos transitarlo a mayor velocidad. Acá el que no entiende es mapuche-iraní. 

VIDAL en salud: ABANDONO TOTAL

Sabíamos que la responsabilidad nunca fue el fuerte de Macri, un muchacho cuyo gran acierto en la vida fue tomar la precaución de nacer rico. La culpa era del padre- un corrupto-, del hermano y socio- un evasor-, de la sequía, de la lluvia, de la pesada herencia, de los mercados, de las cosas que pasaron, del miedo a que vuelva CFK, de la lira turca, de China, de Trump, e incluso de los electores. Hoy sabemos que, además, fue culpa de sus funcionarios. Del gobierno jardín de infantes, que no tiene responsabilidad alguna sobre las consecuencias de sus políticas, pasamos así al paradigma del presidente inimputable. Él alertó a sus ministros, ¿qué más podía hacer? 

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Siguiendo con su gira presidencial, Alberto Fernández se reunió con el Papa en el Vaticano. No sabemos qué indignó más a los indignados antikirchneristas, si esa noticia o su consecuencia: que CFK haya asumido la presidencia. En todo caso, la Fundación Alfredo Casero para el tratamiento de las psiquis devastadas por el kirchnerismo alertó sobre sus instalaciones colapsadas por la demanda creciente y lanzó la campaña “Ayudanos a ayudarte”. Todos podemos dar una mano enviando alimentos no perecederos, chalecos de fuerza vencidos, mordillos usados o transfarencias bancarias a la cuenta de la fundación (alias CBU KUKA.YEGUA.CÁRCEL).

Ni bien pisó suelo boliviano para iniciar su campaña presidencial, Luis Arce (el candidato del MAS) recibió una citación judicial. Sus abogados consiguieron unos días más para, al menos, saber de qué se lo acusa. En realidad, siendo Arce del partido de Evo Morales, ¿qué otra razón se necesita para mandarlo a la cárcel? 

Como suele repetir Jeanine I, Emperatriz del Beni, Terror de los ateos, marquesa de Potosí, Defensora de las Santos Evangelios, Tigresa de los Llanos, Zarina de Cochabamba, Patrona de la Justicia, Hoguera de los agnósticos y Presidenta autoproclamada del Séptimo Día, Bolivia es actualmente un país republicano, defensor de las instituciones y coso, en el que se juzga a los acusados y luego se los condena, aunque no necesariamente en ese orden.

Por otro lado, Luis Almagro, titular de la OEA, habría afirmado que Arce no imprimió su tarjeta de embarque antes de concurrir al aeropuerto, lo que podría ser una forma de fraude. 

Algunos sostuvieron que se trataría de una nueva persecución política aunque es un punto discutible. Como opinó el ineludible Ernesto Tenembaum sobre la situación de los kirchneristas en preventiva, “preso político fue Agustín Tosco, no Amado Boudou o Julio De Vido.” Y la verdad es que Luis Arce tampoco es Tosco y Tosco nunca fue perseguido en Bolivia. Digamos todo. 

Nuestro ex presidente Federico Pinedo felicitó a Mauricio Macri por su designación como titular de la Fundación FIFA, “para trabajar en la educación de los chicos y en los valores del deporte.” 

Lo que no nos queda claro es si para “educar a los chicos en los valores del deporte” era necesario aumentar la pobreza de los menores de 14 años hasta el 50%, reducir el poder adquisitivo de la AUH o eliminar la Secretaría de Deportes de la Nación. Es un tema complejo que debe ser analizado con atención pero podemos agradecer que, al menos en principio, la deuda que suscriba en la FIFA no va a tener que ser pagada por nuestros hijos.

Por último, Mauricio Macri habría confesado off the record que esta designación “es una oportunidad para combinar mis tres pasiones: el blanqueo, el fútbol y la contabilidad creativa”. 

 

Imagen: Un oficial de La Cámpora acciona el nuevo dispositivo de escuchas de la AFI (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED).  

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►