Durante la presentación de su libro Sinceramente en La Matanza, la senadora Cristina Kirchner recordó cómo se decidió la creación de los hospitales Néstor Kirchner y René Favaloro, que fueron paralizados por el macrismo, y aseguró que se concluirán las obras con la llegada de Axel Kicillof al Gobierno.

La ex presidenta recordó varias de sus visitas al principal municipio del conurbano bonaerense, al cual definió como un lugar "entrañable", y reveló cómo se consiguieron los fondos para levantar el nosocomio infantil y el centro de salud para agudos.

"Habíamos venido a inaugurar la red de agua potable de un barrio y nos enteramos charlando con Fernándo Espinoza y Alberto Balestrini que se necesitaban dos hospitales nuevos, modernos. No estaban en presupuesto, no teníamos recursos", relató CFK.

Y reeveló: Me fui a la Casa Rosada y me senté con el jefe de Gabinete o con Oscar (Parrili): 'búsquenme partidas en el presupuesto'. Y había una partida muy importante porque había que cambiar el Tango 01 y yo dije 'bueno, en el 01 puedo viajar tranquilamente. Si la gente viaja en colectivo y en tren ¿cómo yo no voy a poder viajar en este avión?'".

Tras determinar los fondos, la candidata a vicepresidenta llamó a Balestrini y a Espinoza a la Casa Rosada para ver los planos. "Son el Néstor Kirchner y el René Favaloro, que todavía... pero ya vienen. Con Axel y Verónica ya vienen", resaltó Cristina en alusión a que las obras fueron paralizadas desde el 10 de diciembre de 2015.

La afirmación de CFK desató una ovación para la fórmula del Frente de Todos para la gobernación provincial y estalló el trandicional canto "vamos a volver"

Según medios locales, la obra del hospital Néstor Kirchner se encuentra en un avance del 80%, mientras que el René Favaloro está al 90%. En este último funciona un servicio de guardia financiado por la municipalidad que conduce Magario.