Cuando fue designado por el Gobierno para presidir el fondo de los jubilados, Luis María Blaquier benefició a las empresas Clarín y Arcor, empresas en las que había participado en los directorios. Por esta razón, la Justicia lo citó a indagatoria para la semana próxima y requirió documentación adicional el miércoles en las oficinas de ANSES. Pero las incompatibilidades no se limitan a eso: el funcionario macrista les debía a estas compañías $ 1,5 millón en 2015.

El fiscal federal Franco Picardi convocó a Blaquier para su primer acto de defensa el 25 de septiembre, como adelantó El Destape. Está imputado por negociaciones incompatibles con la función pública e incumplimiento de deberes de funcionario público.

Tras participar del directorio de Arcor y Cablevisión hasta 2015, como subdirector ejecutivo de operaciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, ordenó la compra de bonos de estas dos empresas en octubre de 2016. Por haber estado de los dos lados del mostrador para las obligaciones negociables, el juez federal Sebastián Casanello llevó adelante el miércoles una presentación con allanamiento en subsidio en las oficinas del FGS.

En su declaración jurada de 2015, Blaquier resumió contar al inicio del período con activos por $ 30,7 millones y deudas por $ 1,5 millones. Los pasivos estaban concentrados, justamente, en las dos firmas donde está cuestionado por sus incompatibilidades. A Arcor le debía en ese entonces $ 997.000 y al Grupo Clarín (dueño de hecho de Cablevisión) $ 495.000.

De acuerdo a los mismos documentos oficiales revisados por El Destape, al retirarse de la función pública en 2016 casi duplicó sus tenencias, ya que subieron a $ 56,5 millones, y eliminó por completo estos créditos.

 

 

Blaquier sólo mantuvo ese año los $ 41.811,66 que le prestó Pegasus Capital Agro Fund LLC, compañía del ‘holding’ de idéntico nombre, perteneciente al ex coordinador económico del Gobierno Mario Quintana.

La Oficina Anticorrupción debería haber actuado de oficio ante estas claras incongruencias con la ley de ética pública, pero este medio corroboró que no consta en el expediente que Laura Alonso haya trabajado siquiera en el caso. Esto podría dejar en descubierto un incumplimiento de sus responsabilidades como funcionaria pública.

 

Fiscal antidemocrático

 

El primer macrista en administrar el FGS participó en las elecciones primarias como fiscal general de Juntos por el Cambio en una escuela de José C. Paz. Al ver el resultado de una de las urnas de votación, del 78% para el Frente de Todos y 11% para el oficialismo, el exfuncionario se enojó y rompió el telegrama oficial en las PASO, por lo que fue detenido por las fuerzas de seguridad.

El incidente tuvo lugar en la mesa 238 de la Escuela Secundaria N° 1, en ese distrito bonaerense. De acuerdo a un video filmado en el momento, el sobrino del dueño del ingenio Ledesma le habría arrancado el documento de las manos al presidente de mesa y roto en el lugar.