Axel Kicillof aseguró que el país es testigo del "fracaso del gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal"

El candidato a gobernador del Frente de Todos aseguró que fracasó el modelo neoliberal y reivindicó las figuras de Cristina y Alberto Fernández.

23 de octubre, 2019 | 18.04

Desde La Plata, la fórmula bonaerense del Frente de Todos cerró su campaña junto a intendentes, dirigentes y con la presencia especial de Cristina Kirchner, candidata a vicepresidenta. En el escenario, y acompañado por Verónica Magario, Axel Kicillof hizo foco en la honestidad de la campaña peronista y en la necesidad de no gobernar un país como si fuera una empresa, modelo que llevó al fracaso del gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

El peor Call Center del mundo

Ante un auditorio colmado en la capital bonaerense, Kicillof aseguró: "Estamos atestiguando el fracaso del Gobierno de Macri y de Vidal. Pero no es sólo económico con respecto a lo que ellos prometían, no es el fracaso de un gobierno ni de unos gobernantes, es el fracaso de una forma de gobernar". Así buscó alertar frente a un intento de retorno del modelo neoliberal que, con los años, buscará volver con otras caras.

El candidato a gobernador destacó que la campaña realizada por el peronismo fue "sin falsas promesas, sin engaños, sin agresiones" porque "no vale cualquier cosa para conseguir un voto", por lo que le pidió a los bonaerenses que "no voten cualquier cosa", en referencia a la actual gestión, a la que le advirtió que "no se puede gobernar el país como una empresa, no se puede hacer una cosa y decir la otra".

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Kicillof remarcó que la campaña no duró sólo meses, sino que comenzó hace años, con la llegada del macrismo al poder. Cuatro años en los que se gestó "un proceso de construcción política que hoy viene a presentarse a una elección y viene a transformar el país, la provincia y cada uno de los municipios". 

En ese proceso de transformación, hizo mención especial a Cristina Kirchner, a quien le agradeció "mil cosas y mil veces", pero esta vez lo hizo por dos cuestiones: "Por la visión estratégica, política que ha tenido. Tenía la llave de la unidad. Y, porque con la visión no alcanza, con la generosidad que ha tenido con todos nosotros".

Pero también lo hizo con el "futuro presidente de la república Argentina, Alberto Fernández, por su compromiso, por su trabajo" y a Verónica Magario, su compañera de fórmula, por la confianza y por la enseñanza que le dio durante el proceso.

A su vez, brindó palabras de halago a los intendentes bonaerenses porque, pese a los malos augurios, "la campaña, el trabajo y el futuro van a andar sin ningún problema, sin ningún conflicto". El candidato remarcó: "Entendimos que los conflictos entre nosotros generan las peores tragedias".

En esa campaña, que requirió mucho esfuerzo y poner el cuerpo, se "contrastó lo que hacía el oficialismo y lo que predicaba. Se trató con todos los candidatos, intendentes, de recorrer, escuchar, compartir, ser solidarios, atender a todos, tender puentes, dar abrazos y cerrar esa maldita grieta que querían crear". Una grieta que dijo no haber visto "en ningún lado" y a la que calificó de "trampa".

En su discurso, marcó diferencias con la reacción social frente de otras experiencias neoliberales: "castigaron al trabajador, al jubilado, al maestro y la maestra, (pero) nuestra sociedad no dijo 'que se vayan todos', votó al Frente de Todos", puntualizó. 

En alusión a la campaña macrista, Kicillof destacó que "con el "Sí, se puede" volvieron las promesas y estamos de nuevo en 2015". "Hay que recordarles un poco lo que hicieron, el tema no es Si se puede o no, el tema es que no se debe sacarle el salario, el trabajo, atacar a los maestros, abandonar la infraestructura de las escuelas, culpar a las víctimas del ajuste", enumeró.

En particular, sobre la situación de la provincia, el candidato a gobernador advirtió que "han dejado una provincia arrasada: han endeudado a la provincia a una tasa enorme, en dólares y a corto plazo. Vidal deja una deuda de 12.000 en dólares y que vence en los próximos cuatro años. Pero también se cerraron 3300 Pymes industriales, 9000 comercios, se perdieron 87 mil puestos de trabajo; 1.700.000 cayeron bajo la línea de pobreza"

Como forma de diferenciarse del PRO, que se pasó discutiendo sobre "la pesada herencia" el candidato disparó: "No vamos a estar poniendo excusas o echando culpas, vamos a estar trabajando todos los días".

 

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►