En caso de confirmarse su triunfo electoral en octubre, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, dejó la puerta abierta a Roberto Lavagna para sumarlo a la construcción para los próximos años.

"No es descabellado, siempre me lamenté de que se haya ido del gobierno de Kirchner. Pero lo que no sé es qué quiere hacer Lavagna", dijo.

Fernández se mostró preocupado por los efectos que pueden tener los anuncios del Presidente en el índice de inflación y en las cuentas fiscales de las provincias.

"Esas medidas, aun cuando esté de acuerdo con el objetivo, hay que consultarlas con las provincias, porque el desbarajuste que se les genera es enorme. Mi planteo es por qué hacen esto sin discutirlo con las provincias", dijo, sobre la eliminación del IVA en los alimentos esenciales y la reducción de Ganancias.

Tampoco se comprometió a sostener el congelamiento del precio de los combustibles sin un acuerdo con los sectores involucrados.

"Las medidas que anunció Macri no se pueden tomar así, sin hablarlo con nadie", planteó.

Adelantó que, si gana las elecciones de octubre, intentará aplicar una devolución del IVA en alimentos de la canasta básica a titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), pensiones por discapacidad y jubilaciones mínimas, pero solo después de alcanzar un acuerdo con los gobernadores.

"No es un problema que pueda resolver solo. Ahí hay mucho de coparticipación. Es dinero de coparticipación que se pierde. Es un tema delicado, porque hay provincias con una situación fiscal muy débil. Por ejemplo, Catamarca deja de cobrar $1.100 millones por esta medida. Eso es un mes de sueldos en Catamarca", advirtió.