La crisis industrial no se detiene y el uso de la capacidad instalada se desplomó  3,1 puntos porcentuales en mayo, desde una perspectiva interanual. De esta forma, el indicador llegó al 62% en el quinto mes del año.

Según informó el INDEC,  la utilización de la capacidad instalada industrial registró en mayo una leve suba de 0,4 puntos respecto a abril. Uno de los datos más crudos del documento oficial fue que el rubro de alimentos y bebidas se mantuvo por debajo del promedio, siendo este uno de los sectores cuya producción debería permanecer inelástica, dada sus necesidad de consumo.

Los bloques sectoriales que se ubicaron por debajo del nivel general de la industria fueron: productos alimenticios y bebidas (60,5%), productos textiles (54,6%), productos de caucho y plástico (50,9%), la industria metalmecánica excepto automotores (49,9%) y la industria automotriz (36,6%).

Mientras tanto, los segmentos que mantuvieron un uso mayor fueron: refinación del petróleo (78,3%), industrias metálicas básicas (77,5%), sustancias y productos químicos (70,8%), productos del tabaco (70,8%), papel y cartón (64,8%), productos minerales no metálicos (64,8%), y edición e impresión (63,8%).