El presidente Mauricio Macri dio hoy por finalizadas las funciones de Darío Lopérfido como representante especial para la promoción de la cultura argentina en Alemania, ya que el ex director del Teatro Colón quiere ejercer la "libertad intelectual" fuera del Gobierno y pretende retornar el país para volver a dedicarse a la actividad artística privada.

Luego de su salida de la política local por sus polémicos dichos sobre la última dictadura militar, Lopérfido había sido enviado a Berlín en abril de 2017 para formar parte de la Embajada argentina, pero "al sólo efecto protocolar".

Sin embargo, a menos de un año de aquella designación, el ex secretario de Cultura durante el Gobierno de la Alianza decidió dejar la función pública para volver a la actividad cultural privada.

A través del Decreto 175/2018 publicado en el Boletín Oficial, el presidente Macri señaló que "atento a razones de servicio, resulta necesario dar por finalizadas las funciones" del ex ministro de Cultura porteño.

"Sigo siendo adherente del Gobierno y lo apoyo, pero no es un gran momento para la libertad intelectual, en ningún lugar del mundo. A mí me gusta ejercerla y para eso es mejor estar fuera del Gobierno", explicó el saliente funcionario al diario La Nación.

De esa manera, Lopérfido se refirió a la decisión del Gobierno, tanto nacional como de la Ciudad de Buenos Aires, de no respaldarlo luego de que fuera duramente criticado por organismos de derechos humanos por algunas frases respecto a la cantidad de desaparecidos durante la última dictadura militar: "En Argentina no hubo 30 mil desaparecidos", había señalado.

Ante esa situación política, intentará retomar la actividad privada: "No me interesa tanto gestionar lugares sino presentar productos artísticos", sostuvo.

En ese sentido, este año fundó la compañía de ópera independiente Magna Lírica y tiene previsto debutar como director de escena con la ópera Lulu, de Alban Berg, en el Teatro Avenida.

En esta nota