Un avance histórico de las fuerzas antisistema, euroescépticas y de ultraderecha, que lograron la mayoría en votos y escaños en las elecciones legislativas del domingo, sumió a Italia en la incertidumbre política.

LEÉ MÁS: El Gobierno imprime 2.500 telegramas para despidos en un lugar clave para las elecciones de 2019

El Movimiento 5 Estrellas, con votantes de izquierda y de derecha, y los partidos de extrema derecha se beneficiaron del rechazo a la vieja clase política, la ira frente a una economía que no despega y las tensiones en torno a los migrantes.

Italia votó en sintonía con los británicos que optaron por el Brexit, los estadounidenses que dieron la victoria a Donald Trump y otros países de Europa donde la extrema derecha vive un nuevo impulso.

"Por primera vez en Europa, las fuerzas antisistema han ganado", resumió el editorial del diario La Stampa.

Por un lado la coalición de derecha, encabezada durante la campaña por el magnate y tres veces primer ministro Silvio Berlusconi y su partido Fuerza Italia, aliado entre otros con los xenófobos de la Liga Norte y los neofascistas Hermanos de Italia, lograría cerca del 37%, insuficiente para gobernar, según los resultados parciales con 73% de las mesas escrutadas.

Pero según la última proyección difundida por la cadena pública RAI, no será Fuerza Italia el partido preponderante y la Liga podría haberlo adelantado por la derecha con 16,7% frente a 14%.

Por otro lado la formación antisistema del M5E, que se presentó en solitario, se confirmaría como el mayor partido de Italia con cerca del 32% de los votos, según las proyecciones que muestran un ascenso espectacular de la formación creada en 2009.

De ahora en adelante, "todo el mundo tendrá que hablar con nosotros", celebró Alessandro Di Battista, uno de los responsables del movimiento que hizo campaña alzando la voz contra la corrupción y la "casta política italiana".

Según las estimaciones, Berlusconi perdió terreno frente al líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, una formación xenófoba que prometió la expulsión de 600.000 inmigrantes y cerrar las fronteras, lo que pondría a temblar a buena parte de Europa.

En esta nota