Ucrania, contra las cuerdas en medio de intensos combates con Rusia en el Donbass

26 de mayo, 2022 | 17.24

Ucrania dijo hoy que los combates con tropas rusas en la región del este del país llegaron a su "máxima intensidad" y admitió que allí las fuerzas de Rusia son "netamente superiores" en número y armamento, luego de semanas de declaraciones triunfalistas y pese a que Occidente, al que reclamó más armas, insiste en que la ofensiva está estancada.

Desde hace semanas, los enfrentamientos más intensos ocurren en la región industrial del Donbass, cuya conquista ha sido declarada por Rusia como objetivo de la fase actual de su ofensiva, luego de haber retirado las tropas de Kiev y otras regiones en marzo, en el marco de la invasión que superó tres meses.

La Fuerza de Tarea Conjunta, como se llaman las unidades ucranianas desplegadas en el Donbass, las más experimentadas y mejor equipadas del país, dijeron hoy en un comunicado que el enemigo atacó en las últimas horas 41 localidades o pueblos de las dos provincias vecinas que forman la región, las de Lugansk, al norte, y Donetsk, al sur.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Algunas de las hostilidades más cruentas se centran en la ciudad de Severodonetsk, en Lugansk, y en su ciudad melliza de Lisichansk, que el Ejército ruso bombardea e intenta cercar y tomar desde hace semanas. Las dos localidades son algunas de las últimas grandes que aún controla Ucrania en el Donbass, que limita con el oeste de Rusia.

En Rusia, el Ministerio de Defensa dijo hoy que fuerzas que operan en Ucrania destruyeron una gran unidad militar ucraniana y todo su equipamiento en un ataque a una estación de trenes en el Donbass.

Este mes, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, varias veces se dijo confiado en derrotar a Rusia en medio de afirmaciones de Estados Unidos y el Reino Unido de que la ofensiva rusa en el Donbass no avanzaba.

En un gradual cambio de tono, Zelenski dijo dos veces la semana pasada que la situación en el Donbass era "extremadamente difícil", y anoche fue un poco más allá.

Allí "el enemigo es netamente superior en términos de equipo y número de soldados", dijo el presidente en su habitual mensaje nocturno a la nación.

"Necesitamos ayuda de nuestros socios y especialmente armas", agregó.

La viceministra de Defensa ucraniana insistió hoy en la misma línea discursiva.

"Los combates (en el Donbass) alcanzaron su intensidad máxima y tenemos ante nosotros un periodo largo y extremadamente difícil", declaró a la prensa.

Sin embargo, el jefe de Gobierno de Alemania, el canciller Olaf Scholz, dijo hoy en una intervención en el Foro Económico de Davos -que hoy cierra su reunión anual-, que el presidente ruso, Vladimir Putin, "ya no ha logrado sus objetivos estratégicos".

Luego agregó: "No podemos permitir que Putin gane la guerra y estoy convencido de que no lo hará. Hasta ahora no ha logrado ninguno de sus objetivos estratégicos, y uno de ellos, el de ocupar toda Ucrania, está ahora más lejos que nunca".

En cambio, el gobernador de Lugansk, Sergii Gaidai, se sumó a la alarma dada por Ucrania y aseguró que "la tarea es extremadamente difícil” en dicha provincia porque han tenido “tres meses de ataques constantes” y “ahora todas las fuerzas rusas están desplegadas aquí y tenemos que contener esta horda", dijo hoy en Telegram.

Por su parte, el gobernador de Donetsk, Pavlo Kirilenko, dijo que cuatro civiles murieron anoche en ataques rusos y expresó en su cuenta de Telegram que los ataques ocurrieron en las ciudades de Liman, Sidorov y Beoresto, informó la agencia Europa Press.

Kirilenko había dicho ayer que Rusia controla ya el 90% de Donetsk.

El gobernador de la provincia ucraniana de Jarkov (que limita con el Donbass y con Rusia), Oleg Siniehubov, dijo hoy que al menos cuatro civiles murieron y siete resultaron heridos en ataques a Jarkov capital, la segunda mayor ciudad de Ucrania.

La guerra en Ucrania también ha actualizado el debate acerca de los alineamientos internacionales de diversos países que históricamente se han mantenido neutrales.

Este es el caso de Finlandia y Suecia que han dejado su posición de neutralidad para solicitar formalmente su incorporación a la OTAN.

Hoy el presidente francés Emmanuel Macron pidió a su par turco, Recep Tayyip Erdogan, "respetar la decisión soberana" de Finlandia y Suecia.

Este trámite por ahora se encuentra paralizado por los recelos de Ankara.

Macron "deseó que continúen las discusiones para encontrar pronto una solución", indicó el Palacio del Elíseo, finalizada una llamada telefónica entre los dos mandatarios.

Erdogan, por su parte, volvió a señalar al francés sus recelos, por los "contactos" que -según el mandatario rutco- mantienen los países nórdicos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG), dos organizaciones catalogadas de "terroristas" por Ankara.

Macron y Erdogan hicieron hincapié también en "la urgencia de retomar las exportaciones de cereales ucranianos", bloqueados por la guerra y sobre las "diferentes formas posibles de transportar" estos cereales, junto con la ONU.

Una de las vías que se están explorando es el establecimiento de un corredor naval desde Odesa en el Mar Negro, en el que Turquía podría ser un actor importante.

En Moscú, el vocero del Ministerio de Defensa, general Igor Konashenkov, dijo que aviones bombardearon la estación de la ciudad de Pokrovsk, en Donetsk, cuando llegaba a ella una brigada de asalto, destinada a reforzar las tropas ucranianas en la región.

Fuera del Donbass, el general Konashenkov agregó que fuerzas rusas destruyeron también un centro de inteligencia electrónica en Dniprovske, en la sureña provincia de Mikolaiv, donde mataron a 11 soldados y 15 expertos extranjeros.

Konashenkov dijo que la Fuerza Aérea rusa atacó 48 concentraciones de tropas, armas y dos depósitos de municiones en las últimas 24 horas.

Más de 500 blancos en otras partes de Ucrania fueron alcanzados con artillería en las últimas 24 horas, incluyendo concentraciones de tropas y posiciones de artillería ucraniana, agregó, informó la agencia de noticias Sputnik.

En paralelo, los países que integran la Organización Mundial de la Salud (OMS) condenaron hoy en la asamblea anual del organismo y por mayoría los bombardeos rusos contra contra civiles e instalaciones sanitarias.

La resolución titulada "Emergencia sanitaria en Ucrania y sus alrededores, así como en los países que reciben y alojan a refugiados", cuyo proyecto no prevé sanciones concretas contra Rusia dentro de la agencia, fue adoptada hoy por 88 votos a favor, 12 en contra y 53 abstenciones.

La embajadora ucraniana en Ginebra, Yevheniia Filipenko, destacó la crisis alimentaria que amenaza al mundo a causa de la guerra y criticó el bloqueo ruso a la salida de buques con granos de Ucrania.

Rusia calificó anteayer de "excesivamente politizado" el proyecto de resolución, y con un "claro carácter antirruso", y junto a Bielorusia y Siria presentó ante la asamblea un segundo texto sobre la guerra en Ucrania, que pretende ser "más neutral". Varios países dijeron que rechazarán.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►