Este domingo el presidente, Mauricio Macri, recibió a los integrantes de Cocineros Argentinos, de la TV Pública. El mandatario volvió a generar polémica en el programa luego de que una banda invitada por Guillermo Calabrese haya tocado “el hit del verano”, aunque esta vez fue por otra cosa.

Los cocineros se instalaron en la Quinta de Olivos para preparar una tarta multicolor con masa integral pero, cuando Calabrese le pidió ayuda a Macri para batir los huevos, el presidente no supo cómo hacerlo y su esposa, Juliana Awada, tuvo que salir al rescate y explicarle cómo hacerlo.

“Un día voy a tener que empezar”, se rió Macri mientras agarró con cautela el batidor y comenzó a revolver los huevos. “Mirá, yo te puedo enseñar”, le dijo su esposa mientras tomaba el utensilio y le mostraba la manera correcta.

Un poco desorientado, imitó a Awada con torpeza ante las risas de los conductores. “Hay una cara de miedo ahí”, comentó el nutricionista Diego Sívori, mientras que Calabrese soltó que “es el vértigo de la primera vez”.

Mientras Awada mostró interés por la cocina y enseñó a las cámaras su propia huerta, Macri aseguró que es "especialista en hacer sandwiches".

Embed

LEÉ MÁS: EL GOBIERNO PONE $6 MIL MILLONES A LA CGT PARA FRENAR EL PARO GENERAL