Vecinos del barrio Correo en Villa 31 quedaron en peligro por la fuga de gas que se expande hasta el barrio YPF y no puede ser controlado por los Bomberos. Por la situación, la escuela “La Banderita” tuvo que cerrar sus puertas porque el escape fue en la puerta del establecimiento educativo y la comunidad educativa denunció que no tienen un plan de evacuación. Desde las autoridades consideran que no hay riesgo y por eso no sacaron a la gente del lugar.

Alrededor de las 7.30, obreros ocasionaron la pinchadura del caño en la intersección entre la calle 12 y Ramón Castillo, frente a la escuela Nº 25. En ese momento, los micros escolares se encontraban estacionados para recoger a los alumnos para ir a clase y tuvieron que salir corriendo.

Embed

Gabriela Mamani, madre de una alumna de la Banderita, relató a El Destape los minutos de desesperación de los estudiantes con sus celadoras que tuvieron que salir corriendo cuando ocurrió el escape de gas: “Justo en el lugar donde paran los micros escolares, las celadoras sintieron una explosión y tuvieron que huir con los chicos para el lado del barrio (El Correo) hasta Güemes”.

“Todavía no pueden controlar el escape de gas y el olor llega hasta el barrio YPF. Hay mucha gente descompuesta y todavía no fueron evacuados”, advirtió la vecina y denunció que “si esto ocurría minutos más tarde, podría haber sido una tragedia porque La Banderita no tiene un plan de evacuación ni teléfonos para avisar”.

Escape de gas villa 31.jpeg

La escuela fue trasladada a un galpón en Ramón Castillo y Calle 12, lo cual provocó el repudio de la comunidad educativa debido a que no están garantizadas las condiciones edilicias para que los chicos puedan estudiar. “Es un galpón que casi no tiene ventilación. No tiene plan de evacuación y todavía están en obras porque no se terminó la escuela”, apuntó Gabriela.

Embed

Mientras tanto, los vecinos de Villa 31 no fueron evacuados por el Gobierno de la Ciudad, sino que se acercó efectivos de la Policía de la Ciudad para “pedirles” que se vayan a otro lugar. En tanto, “un niño tuvo que ser hospitalizado porque no podía respirar”, denunció la vecina.

En tanto, el titular del SAME, Alberto Crescenti, afirmó a este medio que están presentes "desde las 9 de la mañana junto a Defensa Civil" y descartó que los vecinos de Villa 31 vayan a ser evacuados.

Embed

"No corren peligro los edificios aledaños, no dimos ninguna asistencia porque todo es al aire libre. No atendimos a nadie ni tuvimos que dar asistencia respiratoria. Estamos mirando con las cámaras del 107 y estoy en comunicación con ellos pero no hay viviendas a la vista", aclaró.

Desde el Gobierno porteño aseguraron que la situación está "controlada". Según informaron, Bomberos de la Ciudad están presente con tres dotaciones y una dotación de Prefectura que también abastece agua. Defensa Civil evacuó la zona perimetral.

En esta nota