"Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo sé que ustedes recogerán mi nombre y lo llevarán como bandera a la victoria", sentenció Eva Duarte de Perón, una de las mujeres más importantes de la historia política argentina contemporánea. Corría el año 1951 y su salud empeoraba producto de un cáncer de útero que terminó quitándole la vida el 26 de julio de 1952.

Ya en pleno conocimiento de su enfermedad, Evita, que era solicitada como candidata a vicepresidenta junto a Juan Domingo Perón para las elecciones de 1952, renuncia a la postulación. El 17 de octubre de 1951, en la que fue la primera transmisión de la televisión argentina, Evita se despidió del pueblo en cadena Nacional.


Mirá el discurso completo:
Embed