El Gobierno nacional reconoció, de boca de Marcos Peña, que puso plata entre mayo y agosto del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) para ser administrada por la empresa privada de Gustavo Cañonero, mano derecha del actual presidente del Banco Central, Luis Caputo y administrador de SBS.

En su último informe de gestión ante el Senado, Peña reconoció por escrito que FGS de la Anses colocó en los primeros cinco meses del año $46 millones en el instrumento "SBS Acciones Argentina Fondo Común de Inversión Clase B", equivalentes a una cuotaparte de 1.940.820,62.

Una nota de BAE Negocios que lleva la firma de Ignacio Ostera alerta que la maniobra podría ser un caso de conflicto de intereses debido a que los funcionarios figuran como parte del fondo y al mismo tiempo son los responsables de la administración del dinero del Estado.

acciones FGS.jpg

Ahora resta saber de cuánto es la comisión que recibió la firma de Cañonero por administrar el dinero de los jubilados. La suma no fue aclarada por el jefe de Gabinete en su exposición.

El informe de Peña además muestra que el FGS entregó $94 millones en el "Superfondo Renta Variable Clase B" que gerencia el banco Santander por 1.308.636,16 cuotapartes, $1.570 millones en el Pellegrini Renta Pesos clase B por 1.780.760.531 cuotapartes y $1.600 millones en el Pellegrini Crecimiento Clase B por 623.968.824,10 cuotapartes. Estos dos últimos son administrados por el Banco Nación.