Más contagios de COVID en China frenan la producción en las fábricas

15 de septiembre, 2021 | 08.00

Los sectores industrial y minorista de China vacilaron en agosto, con los crecimientos más bajos de la producción y las ventas en los últimos doce meses, ya que los nuevos brotes de coronavirus y las interrupciones del suministro amenazaron la impresionante recuperación económica del país.

La producción industrial aumentó un 5,3% en agosto respecto al año anterior, lo que supone una reducción respecto al aumento del 6,4% de julio y marca el ritmo más débil desde julio de 2020, según mostraron el miércoles los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas china. El crecimiento de la producción no alcanzó el 5,8% previsto por los analistas.

El gasto de los consumidores también se vio afectado por el aumento de los casos locales de COVID-19 y las inundaciones, ya que las ventas sólo aumentaron un 2,5% en agosto con respecto a hace un año, mucho menos que el aumento previsto del 7,0% y el ritmo más lento desde agosto del año pasado.

"El crecimiento económico se ralentizó en agosto, ya que el consumo se vio afectado por el impacto persistente de los anteriores brotes de COVID y la inversión siguió siendo débil", declaró Louis Kuijs, director de economía de Asia en Oxford Economics. "Mientras tanto, un nuevo brote que comenzó hace unos días en Fujian supone un riesgo a la baja para nuestra previsión de un repunte del crecimiento en el cuarto trimestre, tras un tercer trimestre débil".

La segunda economía del mundo se ha recuperado con notable fuerza de la caída provocada por el coronavirus del año pasado, pero el impulso se ha ralentizado en los últimos meses debido a los cuellos de botella en la cadena de suministro, la escasez de semiconductores, las restricciones a los sectores altamente contaminantes y la represión de la inversión inmobiliaria.

De cara al futuro, los analistas de Nomura esperan que la debilidad se extienda en general hasta septiembre, dada la nueva oleada de casos por la variante delta en la provincia de Fujian y el empeoramiento de las condiciones en el mercado inmobiliario a medida que las autoridades se endurecen en el sector.

En el sector industrial, las restricciones a la producción afectaron a la producción de aluminio y acero, mientras que el drástico recorte de las cuotas de exportación de combustible perjudicó a la producción de crudo de China.[L1N2QH048]

Las restricciones sociales debidas a la variante delta del COVID-19 en varias provincias han afectado a los sectores de la restauración, el transporte, el alojamiento y el ocio.

La actividad de los servicios en China se contrajo en agosto, según una encuesta del sector privado, ya que las restricciones para frenar el COVID-19 volvieron a cerrar centros comerciales y muchos negocios en algunas partes del país.

El operador de KFC, Yum China Holdings Inc., dijo el martes que su resultado de explotación ajustado sufriría un golpe de entre el 50% y el 60% en el tercer trimestre, ya que la propagación de la variantedDelta en China cerró restaurantes y "redujo drásticamente las ventas".

"Como el crecimiento se está acercando al extremo inferior del rango de crecimiento potencial estimado oficialmente del 5,0-5,7%, Pekín podría intensificar la flexibilización selectiva para generar un repunte moderado del crecimiento, en nuestra opinión", dijo Jingyang Chen, economista de HSBC para la Gran China.

"Esperamos que el Gobierno acelere aún más la emisión de bonos especiales y que el banco central ponga en marcha más medidas de flexibilización selectiva, incluyendo recortes selectivos de la tasa de interés real, para apoyar a las PYME".

Los analistas también esperan que China acelere el gasto en proyectos de infraestructura a finales de este año.

Atención en el sector inmobiliario

La debilidad de los datos se produce en medio de la creciente preocupación por los problemas del sector inmobiliario chino, que podrían tener un impacto más amplio en la economía en general.

La atención se centra especialmente en Evergrande Group, uno de los principales promotores inmobiliarios de China, que ha tenido problemas para pagar a sus prestamistas y proveedores mientras sus ventas de viviendas se desploman.

El miércoles, datos separados mostraron que la inversión inmobiliaria en China aumentó un 0,3% en agosto, el ritmo más lento en 18 meses, mientras que el crecimiento de los precios de las viviendas nuevas se redujo a un mínimo de ocho meses.

Las autoridades chinas han redoblado sus esfuerzos para frenar un mercado inmobiliario al rojo vivo, que repuntó con fuerza tras la crisis del año pasado.

Por ahora, los analistas esperan que los responsables políticos den prioridad a la estabilidad y mantengan sus frenos inmobiliarios y las restricciones a las emisiones de carbono, aunque ello suponga un golpe más fuerte para la economía..

"Creemos que Pekín está dispuesta a soportar un poco de dolor a corto plazo para buscar ganancias a largo plazo", dijo Nomura.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►