Los acuerdos de precios y salarios, claves en la negociación con el FMI

Desde el Gobierno aseguran que el FMI se encuentra expectante a las herramientas de precios y salarios. El programa plurianual será el acuerdo con el staff del organismo multilateral.

03 de enero, 2022 | 20.41

Ante los gobernadores, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dará detalles inéditos sobre las negociaciones con el FMI. Además del apoyo de las provincias, desde el Gobierno buscan un refuerzo del sector privado, dado que el Fondo se encuentra expectante a las herramientas de precios y salarios que se desplieguen. El programa plurianual será el acuerdo con el staff del organismo multilateral.

Para la convocatoria del miércoles a las 17 en el Museo del Bicentenario, Guzmán estará acompañado por empresarios y sindicalistas, con la centralidad de los jefes provinciales, que tendrán la oportunidad de hablar y hacer preguntas, pudo saber El Destape. Se tratará de un esquema similar a cuando presentó el canje de deuda privada, en el que cosechó los avales del oficialismo y la oposición por igual.

En la reunión, que será televisada, Guzmán dará detalles de las negociaciones con el FMI, cuál es el punto actual, qué propone Argentina y presentará las metas, llamadas formalmente “criterios de desempeño”, además de las razones por las que no hay un acuerdo cerrado al momento. La crítica de un grupo de Juntos por el Cambio para ausentarse perderá todo sentido, puesto que el ministro tiene programada otra reunión informativa con los jefes de bloque del Congreso para la semana próxima. “Se dará un nivel de detalle que hasta el momento no se ha mostrado. Cada gobernador decidirá qué hacer con su agenda”, respondieron fuentes del Palacio de Hacienda sobre las versiones del faltazo de los mandamases radicales y el intendente de la Ciudad Buenos Aires.

Uno de los temas fundamentales a abordar será el objetivo de reducir la inflación y mejorar el poder adquisitivo a través de acuerdos con las partes. Hoy formalmente no se hizo una actualización del marco macroeconómico ante la última presentación, que se dio con el proyecto Presupuesto 2022. Sin embargo, Economía sí le confió al FMI sus proyecciones más recientes, que se presentarán el miércoles. Claro que deben reajustarse una vez cerrado el acuerdo para tener una mayor precisión sobre el horizonte.

El FMI también se encuentra expectante por la resolución del problema de la suba de precios, aclararon desde el ministerio. Precisaron que el organismo que conduce Kristalina Georgieva está a la espera de ver el acuerdo al que llegue el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, con el sector privado. El martes Guzmán compartirá un almuerzo con representantes del sector privado por esta misma cuestión y busca mostrar una señal de apoyo con los presentes en la foto del miércoles.

“Desde el Estado ha habido una política activa para que la distribución personal del ingreso no empeore”, señalaron desde el Ejecutivo. Aunque apuntalaron en la relevancia de que hacia adelante mejore el salario real, algo reconocido por el FMI en los comunicados. Uno de los grandes problemas del préstamo stand by, reflexionó, consistió en no comprender el fenómeno inflacionario, ya que lo concibieron sólo como monetario y no vieron la relevancia de herramientas de precios y salarios.

El tan esperado programa plurianual

“El programa plurianual es el acuerdo con el staff del Fondo”, aclararon desde Economía. Allí se explicitarán las metas y herramientas clave que seguirá el Gobierno para conseguirlas en la casi década que lleve la devolución total del préstamo.

El economista dialoga a diario de forma virtual con representantes del organismo multilateral de crédito para una línea de facilidades extendidas. Su visión abarca una restricción estructural, que es la necesidad de divisas a la misma velocidad del crecimiento. Para ello, el objetivo del ministro consiste en aumentar la capacidad de crecimiento de las exportaciones y profundizar el mercado de capitales de modo que permitan resolver el bimonetarismo que caracteriza a Argentina. “Hay consenso con el Fondo en las medidas que impliquen una mejora estructural en este sentido”, aseguraron fuentes oficiales.

Parte de la negociación consiste en que vuelvan los DEG que el país recibió y luego utilizó para el pago de la deuda de acuerdo al esquema que cerró Cambiemos y que el Frente de Todos resalta continuamente como “impagable”. Es que devolver en tres años US$ 45.000 millones que no se invirtieron sino fugaron y con menos de US$ 40.000 millones brutos en las reservas del Banco Central pareciera superar en complejidad cualquier encomienda digna de Misión Imposible.

En la actualidad, la principal tensión externa consiste en el préstamo con el FMI. Pero no se trata del único pasivo, y por eso el principal factor que explica la diferencia entre acumulación de reservas internacionales y el superávit comercial es el pago de deuda externa.

El elevado riesgo país y la brecha cambiaria tienen que ver con factores relacionados al financiamiento de la economía. El país convivirá por un tiempo con estos valores actuales, aunque el Gobierno confía en que habrá una tendencia hacia la baja a medida que se resuelvan los problemas que la generan.

La otra negociación con el Fondo

Existen dos niveles de negociación que lleva adelante Guzmán con el FMI. Una va por el programa por el crédito que le dieron a Macri por US$ 45.000 millones y que el Frente de Todos pretende resolver. En la otra no se involucra el staff, sino los principales accionistas. Por ese carril van los sobrecargos y la creación de una tercera línea de crédito: el fondo de resiliencia.

El Gobierno entiende que se dieron pasos importantes respecto a los sobrecargos, aunque lejos está de convertirse en un debate saldado. En cambio, el fondo de resiliencia ya cosechó importantes consensos para avanzar. El organismo ya cuenta con mandato para crearlo, pero aún se están trabajando los detalles finales.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►