09 de julio, 2021 | 16.36

Final Copa América 2021: quién gana entre Argentina y Brasil, según la ciencia

Matemáticos argentinos calcularon las probabilidades: el favorito tiene 73,26% de chances, pero puede fallar

Desde 1914, las selecciones de la Argentina y Brasil se enfrentaron 102 veces. Ganamos 38 partidos, empatamos 25 y perdimos 39. Consideradas a la luz de estos números, cualquiera diría que las chances de ganar la final son parejas para ambos equipos. Pero, utilizando herramientas estadísticas y simulaciones, investigadores del Instituto de Cálculo (IC, de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA y el Conicet) estimaron con más precisión las probabilidades que tiene el equipo capitaneado por Messi de alzarse con la Copa América. 

De acuerdo con el sitio 301060.exactas.uba.ar, cuando suene el silbato Brasil tendrá un 73,6% de probabilidades de coronarse campeón y la Argentina, 26,74%. “Es algo así como decir que, de cada cuatro partidos, ellos ganarían tres y nosotros, uno”, explica el matemático Guillermo “Willy” Durán, director del IC y creador de esta herramienta de análisis de probabilidades del fútbol que pone la pasión de multitudes bajo la lupa de la ciencia. 

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El programa, creado para el Mundial de 2018, le dio a Durán la posibilidad de unir sus dos pasiones, la ciencia y el deporte, que cultiva desde que, muy chiquito, peloteaba en Caballito y su hermano mayor  lo llevaba a los partidos que jugaba con sus compañeros de universidad. De familia riverplatense, el barrio y el club donde practicó el básquet  (llegó casi hasta la primera división), lo transformaron en un ardiente hincha de San Lorenzo. 

Así como algunos recurren a las cartas, otros al loro Newton, el tigre Fedor, el gato Aquiles o el pingüino Flocke, Durán, que venía de colaborar  con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile y colegas del Departamento de Ingeniería Industrial de la universidad nacional de ese país aplicando técnicas computacionales al calendario del torneo de primera división (por ese trabajo fueron nominados finalistas en lo que se considera el “Nobel de la investigación operativa”, el Premio Franz Edelman), decidió jugar con los números para predecir las probabilidades de cada equipo.

“Los colegas chilenos lo habían hecho para la Copa América y nos sugirieron que desarrolláramos algo similar en la Argentina –cuenta Durán–. Para hacer esto, nosotros partimos de la historia reciente y, en función de los resultados que tuvieron las selecciones en los últimos años, les asignamos una fuerza ofensiva y defensiva a cada equipo.  Así, calculamos cuál es el resultado más probable de cada partido posible”. 

En general, a menos que haya mucha diferencia entre los equipos, esas cifras son el uno a cero. “Es el resultado más frecuente en el fútbol –comenta Iván Monardo, que es quien lleva el día a día del sitio y está haciendo su tesis de licenciatura en este tema–. Calculamos de cada equipo ciertos niveles de ataque y defensa, y además le asignamos un plus por la localía. Buscamos los partidos pasados entre los equipos que jugaron la Copa América desde hace alrededor de cuatro años y lo modelamos buscando coeficientes para que lo que ya pasó sea lo más probable que ocurra. Y también le asignamos algún peso a la fecha, como para que un partido que ocurrió hace cuatro años no tenga la misma importancia que uno de la semana pasada”. 

¿Los porcentajes que obtuvieron para este encuentro indican que Brasil ya tiene el partido ganado? No necesariamente. 

“Hay muchos ejemplos que muestran resultados que van en contra de las probabilidades –explica Monardo–. Uno bastante simple es pensar en lo que ocurre cuando tiramos un dado: la probabilidad de que salga el uno o el dos es de aproximadamente un 33% (2 sobre 6), y la de que salga 3,4, 5 o 6, sería del 67%. Esto no quiere decir que, si tiro una vez el dado, no van a salir nunca el 1 o el 2, pero es más probable que salgan cualquiera de los otros". 

Estos porcentajes estadísticos se darían al pie de la letra si uno tirara el dado miles o millones de veces, pero no tendrían porqué cumplirse en una sola observación. Otro factor que hay que tener en cuenta es que estas probabilidades se calculan suponiendo que no pasará nada fuera de lo considerado. “Hace unos meses, habíamos modelado el River-Boca y después el primero tuvo 20 casos de Covid –destaca Monardo–. Obviamente, iba a tener menos chances de ganar que antes. Lo mismo, si se lesiona Messi en el minuto uno”. 

Para estimar las probabilidades de la primera parte del torneo, en la que las combinaciones posibles son muchísimas, fue necesario simular hasta 100.000 veces cada partido. “La computadora lo hace en unos dos minutos”, aclara Monardo. 

Los científicos suelen comparar sus propios resultados con los que arrojan las casas de apuestas, que representarían el “conocimiento popular”: los más apostados son los que la mayoría cree que van a ganar. En este caso, si se traduce el número de apuestas en probabilidad de victoria, da alrededor de 60/40 a favor de Brasil: “Somos más favoritos para las apuestas que para el modelo –dice Durán–. El conocimiento popular le es más favorable a la Argentina que la matemática”. 

Y mientras para el match Argentina-Colombia, los investigadores le daban una chance de triunfo del 45% al equipo albiceleste, 21% a Colombia y 33% a un empate (los tres resultados más posibles eran el 0 a 0, el 1 a 0 para la Argentina y el 1 a 1), los cuatro más probables para el de Brasil-Argentina son 1 a 0 para Brasil, 0 a 0, 2 a 0 para Brasil y uno a uno, en ese orden. 

“Pero es un juego y es fútbol –se apresura a aclarar Durán–.  El modelo matemático lo que te dice es qué es lo más probable que ocurra en función de la historia reciente. Después, si le echan un jugador a Brasil a los 5 minutos, toda la historia cambia. Los imponderables no están contemplados…”

Y concluye, esperanzado: “Así como puede suceder que salga el cero en la ruleta, algunos resultados que tienen una probabilidad bajita pueden darse. En el Mundial 2018, Alemania era mucho más favorita para las apuestas que para el modelo matemático y quedó afuera en primera ronda. Ahí le ganamos al conocimiento popular. Obviamente, también hay ejemplos de los otros”. 

Como matemático, Durán sabe que estos son los números. Como hincha,  se deja llevar y exclama riendo: "Esta vez nos toca. Argentina se lo merece . D10S nos mira desde arriba". El sitio 301060 es un homenaje al astro: las cifras corresponden al dia de nacimiento de Diego Maradona.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►