Copa América 2021: tras exigir protocolos y planteles vacunados, el Gobierno se guarda la última palabra

La gestión de Alberto Fernández presentó protocolos estrictos y tiene la última palabra. Conmebol ya movilizó pedidos y trabaja a contrarreloj para cumplir exigencias en medio de récords de casos en el país.

28 de mayo, 2021 | 05.00

El momento de la definición sobre el futuro de la Copa América 2021 se acerca. Entre protocolos, pedidos de garantías y exigencias sanitarias, la realización del torneo continental en el país se encamina, siempre y cuando el gobierno nacional así lo confirme.

Luego de la reunión del miércoles en la Quinta de Olivos, la Conmebol empezó a trabajar sobre los protocolos exigidos por el Gobierno para poder realizar el torneo continental. En medio de constantes récords de casos y de que se haya informado la mayor cantidad de camas ocupadas desde que llegó el coronavirus al país, la Conmebol tomó nota de los pedidos por el Ejecutivo Nacional.

Entre las exigencias que partieron desde el gobierno argentino está: la prohibición de público en los estadios, la disminución de cantidad de personas en las delegaciones que ingresen al país, una fiscalización constante al estado de salud de los jugadores y que todos aquellos que estén con los planteles estén vacunados. Esta última exigencia ya fue comunicada a todas las federaciones miembro de la Confederación Sudamericana. A raíz de ese reclamo, por ejemplo, se supo que se le exigió a la Selección Argentina que haya una vacunación completa aunque todavía no se sabe si habrá una partida especial de dosis. Existe el caso, por ejemplo, de atletas y entrenadores olímpicos y paraolímpicos que estarán en Tokio 2021 y serán inmunizados a raíz de un pedido del Comité Olímpico Argentino al Ministerio de Deportes. 

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Más allá del pedido al conjunto albiceleste, esta situación ya despertó un problema en las raíces de otras federaciones. En Perú, el ministro de Salud, Oscar Ugarte, ya indicó que no habrá una partida especial de dosis para los futbolistas de su Selección. De esta forma, los jugadores incaicos tendrán que inocularse con la vacuna de Sinovac -conseguidas por Conmebol- y tendrán que hacerlo fuera del país porque esa vacuna no está aprobada en el territorio. El problema es que, con solo una dosis de esa vacuna, el porcentaje de efectividad es del 3%. Existe ahí otro problema contrarreloj ya que la inmunización, para alcanzar el 56% de efectividad, se tiene que dar en un tiempo mínimo de 14 días. Los tiempos se acortan.

Con este contexto sanitario y bajo un apremio de tiempo, la principal opción de Conmebol es que Argentina sea el escenario único. Si bien la última palabra será de Alberto Fernández, desde la Confederación sudamericana se apunta a ese plan. De ser así, las sedes también se expandirían y a los estadios ya previstos se sumarían otra ciudades. Actualmente, la Ciudad de Buenos Aires (Estadio Monumental), Córdoba (Estadio Kempes), Mendoza (Estadio Malvinas Argentinas) y Santiago del Estero (Estadio Madres de Ciudades) son los puntos confirmados. No obstante, ya aparecen en el radar: el Estadio UNO, de La Plata, el Bicentenario en San Juan y la Bombonera. Al respecto, Santiago Cafiero indicó en algunas declaraciones radiales que “hay que trabajar con los gobernadores y las autoridades locales para ver si están en condiciones de cumplir los requerimientos que estamos pidiendo”.

Si bien ahora la opción de centralizar el torneo aparece como la opción principal, de haber una respuesta negativa, la opción de Chile -como subsede- también aparece en el radar. En el caso del país trasandino, el Gobierno de Sebastián Piñera ofrece algo que Alberto Fernández no está dispuesto a debatir: un 30% de aforo de público en los estadios. Si bien en este contexto la situación deportiva no parece tan importante, también se suma un detalle: si Chile, finalmente, aparece como sede compartida, la Conmebol -además- tendrá que hacer un cambio en el propio sorteo, ya que el conjunto chileno comparte grupo con la Selección Nacional. Es decir, si Chile se suma a la organización, habrá un trueque con la Selección de Colombia y el conjunto cafetero será rival del equipo de Lionel Messi en el debut.

Hasta el momento, lo único claro es que los futbolistas ya están en Ezeiza esperando una definición sobre lo que pasará con el torneo ante una escalada de contagios que marca cifras récord todos los días.

Las más vistas

LA FERIA DE EL DESTAPE ►