El empresario Ángelo Calcaterra habló por primera vez ante los medios y reconoció que pagó coimas, pero dijo que fue porque "lo apretaron". Además reconoció que habló con su primo, el presidente Mauricio Macri, antes de presentarse en la Justicia como arrepentido. El ex dueño de IECSA manifestó que declaró para que liberen a Javier Sánchez Caballero, CEO de su constructora.

"Mi familia me dio todo el apoyo para que hiciera lo que hice. Y Mauricio, cuando le expliqué, me dijo: "Pero vos no estás en la causa". No sabía mucho lo que estaba pasando y le dije: "Es una decisión que tengo tomada; lo voy a hacer, el lunes voy". La decisión era sacarlo a Javier y hacerme cargo, porque era una responsabilidad mía, fue algo que no podía mirar para otro lado, lo que estaba ahí es así, fui y declaré", sostuvo Calcaterra en el diario La Nación.

De forma llamativa, Calcaterra afirmó que el dinero era utilizado para "las campañas" de las elecciones y sostuvo "empezaron a pedirnos aportes para la campaña y ahí obviamente que la situación de la empresa no era fácil, estaba financieramente muy mal, estaba endeudado en $2000 millones, no aguantábamos más".

"La pasamos muy mal", dijo Calcaterra sobre su familia

El empresario sostuvo que el pago de coimas era de 200.000 dólares. "Las otras cifras son un disparate, por lo menos para mí, con esos valores cerraba la empresa y me iba a mi casa. Lo charlamos con Javier y eran unas bolsitas de papel que llevábamos así. Yo en mi vida vi esa guita toda junta", manifestó.

El empresario sostuvo que su tío Franco Macri fue atacado por el gobierno kirchnerista. "En 2003, arranca el gobierno anterior y Franco [Macri] es perseguido. Le sacaron el correo mal, porque había hecho realmente una inversión de US$300 millones, la pasamos muy mal", sostuvo.

Acerca de la entrega del dinero, el empresario manifestó que el encargado de cobrar y exigir los pagos era Roberto Baratta. "Te decían "tenés que poner, tenés que poner" [golpea la mesa con puño cerrado]", sostuvo.