Luego de la participación de Marina Simian en el programa "Quién quiere ser millonario"para invertir el dinero ganado en su proyecto sobre nuevos tratamientos contra el cáncer de mama y cerebral, se encendió la polémica en cuanto al desfinanciamiento del gobierno de Mauricio Macri a la ciencia y la tecnología.

María José Gattás es parte del equipo de investigación que dirige Simian y también protagoniza una dramática historia para la ciencia en nuestro país: en dos meses y medio se va a España para hacer un intercambio y avanzar en su investigación, porque "afuera hay más posibilidades".

"No me quiero ir del país pero la realidad es que afuera hay más posibilidades. Se aprovecha más el tiempo, hay más cantidad de equipos para trabajar y tenemos disponibilidad de usar los instrumentos las 24 horas del día", explicó la científica, en diálogo con Minuto Uno.

Embed

Y graficó: "Para usar un scan focal lo puedo usar después de las cinco de la tarde, cuando mi horario ya terminó y mirar los reactivos me lleva como mínimo tres horas, lo cual me atrasa mucho el trabajo. Afuera tengo el scan disponible las 24 horas”.

"Con los accesos a los reactivos siempre tuvimos problemas porque tardan en llegar y son más caros. Pero la realidad es que ahora la situación es peor”, contó la joven.

Y aseguró: “Yo gano $25 mil como investigadora y sólo puedo sumar horas de clase si quisiera tener otro trabajo. Tengo que depender de mi familia o de una pareja para sobrevivir y no es la idea. Los sueldos quedaron muy atrasados y se hace muy difícil investigar acá”.

También reveló que su novio corrió el mismo destino: “Mi novio que también es investigador se acaba de ir afuera para hacer un doctorado de tres años a Bilbao y Luxemburgo. Es químico y uno de los despedidos del año pasado del INTI”.