#AltaData | Alberto Fernández desenmascara a periodista macrista Suscribite

X

El presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, se bajó de la reunión pensada para salir a buscar inversores en los Estados Unidos junto con integrantes del Ejecutivo, el senador Miguel Pichetto (PJ) y el CEO regional del HSBC. El evento había sido revelado días atrás por El Destape y sumó un granito de arena a la crisis que se vive en la Corte con el titular del máximo tribunal, a quien sus colegas critican por su cercanía con el gobierno de Mauricio Macri y por traficar información de los casos están bajo estudio del tribunal a grandes compañías.

Rosenkrantz no será de la partida el próximo jueves 25 en la Universidad de Columbia. Su lugar lo tomará Bernardo Saravia Frías, el Procurador del Tesoro, y estará acompañado por el presidenciable Pichetto, así como por José Torello, jefe de asesores de Mauricio Macri. Con ellos estarán Gastón Remy, CEO de Vista Oil, Gerardo Mato, CEO regional del HSBC. La entidad bancaria afrontó hace unos años un escándalo por estar envuelta en un millonario caso de fuga de capitales y evasión.

Embed

La reunión había sido confirmada a El Destape por los organizadores locales, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, una entidad que agrupa a los letrados de los estudios más tradicionales y poderosos de la City porteña. Pero hubo cambios en los últimos días y desapareció el nombre de Rosenkrantz. Consultados por este medio, en la vocalía del presidente de la Corte dijeron que, en realidad, él nunca había confirmado su asistencia. La versión no se condice con lo dicho por el Colegio de Abogados ni por las invitaciones que recibieron sus socios. En la entidad de la calle Montevideo, no respondieron a las consultas de este medio.

De todas formas, Rosenkrantz viajará después del acuerdo de mañana en la Corte a los Estados Unidos. Dicen que tiene actividades pautadas allí. La vicepresidenta del máximo tribunal, Elena Highton de Nolasco, ya no será de la partida mañana porque viajó a Miami a visitar a su familia. Ella extenderá su licencia por dos semanas, por lo que en la próxima semana no estarían ni Rosenkrantz ni Highton en el acuerdo cortesano. Tiembla el gobierno: lo que ellos llaman la “mayoría peronista” queda sola al frente del tribunal. Sin embargo, en esas vocalías le bajan el tono a esa casualidad.

La situación de Rosenkrantz al frente del máximo tribunal es delicada hace tiempo. Después de su elección para reemplazar a Ricardo Lorenzetti, sus colegas fueron sacándole atribuciones, como las contrataciones y las licencias. El mes pasado le sacaron el manejo del estratégico Centro de Información Judicial (CIJ) y se lo devolvieron a Pablo Méndez, un hombre de confianza de Lorenzetti. Lo del CIJ fue en respuesta al discurso de apertura del año judicial, en el que Rosenkrantz no ahorró críticas al Poder Judicial y lo hizo sin consultar con sus colegas del máximo tribunal.

Dos semanas atrás, la periodista Irina Hauser publicó una foto de Rosenkrantz en el casamiento de la hija de Fabián Rodríguez Simón. “Pepín” Rodríguez Simón es un operador judicial del gobierno, aunque sin cartera. Fue él quien propuso a Rosenkrantz para el máximo tribunal. En la foto también se los veía a Torello y a Saravia Frías, dos de los viajantes para el evento de este jueves. También estaban varios integrantes de la Coalición Cívica de Elisa “Lilita” Carrió.

Durante las últimas dos semanas, Horacio Verbitsky publicó en El Cohete a la luna una serie de maniobras de Rosenkrantz supuestamente en favor de antiguos clientes, que, según el periodista, ameritarían un pedido de juicio político.

En la Corte, los comentarios sobre Rosenkrantz van y vienen, pero, dicen, que no serán llevados mañana al acuerdo. En las otras vocalías, dijeron que su elegante retiro del viaje organizado por el Colegio de Abogados de la calle Montevideo y los integrantes de la mesa judicial del gobierno era “esperable y razonable”.