El relato de Luis Novaresio sobre el día en que acompañó a su amiga a hacerse un aborto clandestino

El conductor contó lo que vivió el día que acompañó a una amiga hacerse un aborto clandestino y cómo lo hizo cambiar de opinión con respecto a la legalización.

11 de noviembre, 2020 | 11.59

Luis Novaresio recordó y contó una anécdota que vivió en su juventud cuando tuvo que acompañar a una amiga suya a hacerse un aborto clandestino. El conductor reconoció que él tenía una postura en contra de la legalización del aborto, pero que esta situación lo hizo cambiar completamente de parecer.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

"Cuando hablamos del aborto los varones nos deberíamos callar la boca", afirmó el conductor en su programa en Radio la Red y agregó: "La mayoría de los que se oponen al aborto dicen que hay que seguir a la naturaleza, etcétera... Bueno, la naturaleza quiso que la gestación fuera un proceso femenino. Entonces, ante eso, los varones deberíamos callarnos la boca y decir que ellas tienen prioridad en la discusión".

"Voy a hacer algo que no me gusta, porque es muy contradictorio y pedante, y es hablar en primera persona. Es una experiencia que yo pasé y que intenta invitarlos a pensar, no a convencerlos", expresó Novaresio y pasó a contar su historia.

El recuerdo de Novaresio

Una amiga de la Facultad le pidió que la acompañara a las afueras de Rosario a practicarse un aborto clandestino. "Yo a los 15 o 16 años estaba en contra del aborto porque pensaba que era un atentado contra la vida. Y cuando empecé a estudiar en la Facultad, a los 18 años, una compañera que apenas conocía me vino a ver llorando y me pidió una mano, me dijo que necesitaba hacerse un aborto porque había quedado embarazada", recordó 

"Yo justo me había comprado un 147 azul por Autoplan, no me olvido más... Y vino esta chica, me contó que había tenido relaciones de manera ocasional con un compañero, que ella soñaba ser abogada, que quería tener un hijo con alguien que amase y que estaba decidida a no tenerlo. Me explicó que se había acercado a mí por un tema afectivo y que, si no la acompañaba, iba a ir sola a una partera que atendía fuera de la ciudad, a una zona muy peligrosa...", siguió.

Luego, el periodista comenzó a describir el lugar a donde acompañó a su amiga: "Fuimos, y yo no puedo explicarles lo que significó simplemente ser el acompañante de esta mujer. Un departamento oscuro, horrible, con sillones viejos... Yo me acuerdo que llegué y la partera me dijo 'te quedas afuera'. Habrá pasado una hora y mi amiga salió pálida, me dijo que me la lleve y que necesitaba dos días de reposo...".

En ese momento del relato, Luis hizo una pausa y aclaró: "Me cuesta contar esto porque me pongo tan nervioso como aquel día, me falta el aire...".

"Subimos a mi Fiat 147 y mi amiga me dijo 'me siento mal'. Y se desmayó. El 147 tenía un tapizado gris clarito. Cuando yo miro, ese gris clarito se había transformado en una cosa morada y oscura. Mi amiga, a la que no nombro, tenía una hemorragia y se estaba muriendo. Esto habrá sido en el año 82, no había celular, yo no sabía qué hacer", narró Novaresio.

"Volví al lugar y la partera me dijo 'andate de acá, yo ya hice lo que tenía que hacer'", agregó el periodista contando la desafortunada experiencia que tuvo que pasar su compañera al querer acceder a un aborto clandestino.

Novaresio contó que en ese momento decidió llamar a una amiga médica y la llevó a un policlínico de Granadero Baigorria "Yo me fui manejando con mi amiga que se dormía mientras perdía sangre", relató el periodista. En la entrada de ese hospital, contó el conductor, había policías en la entrada, por lo que tuvieron entrar por otro lado por seguridad, ya que la mujer podía llegar a ir presa si sabían que había abortado.

 "Entramos como si fuéramos narcotraficantes. La médica me dijo que tuviera cuidado yo también porque si me descubrían me hacían un proceso penal, a mí. Y lo último que vi de mi amiga antes de entrar a lo que imaginé que era un quirófano, fue que se desmayó", siguió diciendo el periodista.

Dos horas después, la misma médica se acercó a Novaresio para avisarle que le habían salvado la vida a su amiga y que tenía que quedar internada. El periodista tuvo que contarle a la familia de su amiga todo lo que había vivido. Por último, agregó: "Yo tomé nota de que si lo que a mí me pasaba era difícil, lo que le pasaba a esta amiga era una tragedia. Una tragedia nacida simplemente de su deseo de no ser mamá en ese momento, con la persona que no amaba, para no truncar su vida personal".

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►