El Gobierno anunciará este martes un nuevo aumento del transporte público, que sería en dos tramos y superaría el 100%. Además, los supermercados remarcarán sus productos hasta un 12 por ciento. Pero no todos reciben malas noticias, ya que Macri avanzará en su promesa de campaña y comenzará a reducir las retenciones a la soja.

Mientras el boleto mínimo de colectivo pasaría de 6 a 8 pesos en febrero en el área metropolitana, para luego subir a 13, el sector agroexportador tendrá una rebaja de medio punto porcentual de las retenciones a la oleaginosa, y así será hasta diciembre de 2019. Actualmente, los derechos a la exportación de la soja se encuentran en 30%, luego de una baja de 5 puntos dispuesta en diciembre de 2015.

Así, el impuesto que sostuvo el funcionamiento del Estado durante los últimos años bajará todos los meses durante los próximos dos años, y cerrará en 2018 con una alícuota de 24 por ciento y de 18 en 2019.

Inicialmente, el Gobierno había prometido bajar 5 puntos por año hasta su total eliminación, pero por el alto déficit fiscal se vio obligado a prolongar el plazo para eliminar ese impuesto. En paralelo, propone una reducción del 5% en términos nominales a los subsidios al transporte lo cual, sumado al efecto de la inflación, impulsa a una nueva suba del transporte público, que llegaría así a ser un 333% más caro que hace dos años.

En paralelo, el Gobierno dispuso la eliminación de los aportes patronales para los salarios de hasta 12 mil pesos, los cuales sirven para financiar a la supuestamente quebrada ANSES, y aumentó los aportes previsionales que deben pagar las empleadas domésticas.