Día del Veganismo: por qué ser vegano es mucho más que no comer carne, según un activista

En el Día Mundial del Veganismo, El Destape dialogó con Manuel Alfredo Martí, activista y director de la Unión Vegana Argentina que explicó las razones por las que hay que dejar de comer carne y de consumir lácteos, y también resaltó la importancia de que se produzca un cambio a nivel global para frenar el cambio climático y evitar desastres naturales en la Tierra.

01 de noviembre, 2021 | 17.55

Es una jornada muy especial para todo el planeta. Cada 1° de noviembre, se celebra el Día Mundial del Veganismo, que tiene como objetivo concientizar a la población acerca del sufrimiento animal y también sobre los peligros que genera la industria de la carne y de los lácteos: tanto en la extremada contaminación ambiental como en la salud de aquellos y aquellas que la consumen. En El Destape dialogamos con Manuel Alfredo Martí, periodista, activista y director de la Unión Vegana Argentina (UVA), que lanzó fuertes advertencias sobre este asunto que cada vez toma más protagonismo en las sociedades de todo el mundo e incluso en la del país.

Según el activista, el veganismo no se trata sólo de dejar de comer carne. Y de ninguna manera consiste en un estilo o una forma de vida ni se sigue por gusto. Manuel Martí afirma que se trata de algo mucho más profundo: de una filosofía de vida. La misma consiste en respetar a todos los seres vivos sintientes del planeta, de aquellos que tienen consciencia y también intereses. "Decimos que el futuro es vegano porque esta es una tendencia que crece y aumenta en todo el mundo de forma exponencial", indica.

Cuándo se empezó a celebrar el Día Mundial del Veganismo

Tiempo antes de que se militara el veganismo, lo único que existía era la Vegetarian Society (Sociedad Vegetariana), fundada en 1847 para debatir sobre los tipos de vegetarianismo. La palabra "Vegan" (vegano) se comenzó a acuñar precisamente en 1944 en Reino Unido, donde se marcó una distinción entre los que no comen carne (vegetarianismo) y los que no consumen ningún producto de origen animal. Incluso, aquel año, Donald Watson y su pareja Elsie Shrigley fundaron The Vegan Society. Recién en 1994, cada 1° de noviembre, se decretó el Día Mundial del  Veganismo.

Cada vez más gente se suma al veganismo en la Argentina.

- ¿Cuáles son las tareas con las que hoy trabaja la UVA y cuáles son sus objetivos?

"Desde su fundación, en el año 2000, la UVA (Unión Vegana Argentinatrabaja para difundir los principios del veganismo. El objetivo principal es que cada vez más personas tomen conciencia acerca de lo que sucede a los animales y cómo esto incide en el planeta y en la salud, y hagan un cambio cuanto antes. Por eso, nuestra principal función es informativa y educativa".

- ¿Cómo se concientiza para que la sociedad se convierta al veganismo?

"Se concientiza a través de información seria, basada en la evidencia científica de los beneficios del veganismo para todo y todos. Obviamente, para los animales, pero también para el planeta y para la salud".

 

- ¿Por qué el futuro es vegano? 

"Nosotros decimos que el futuro es vegano porque esta es una tendencia que crece y aumenta en todo el mundo de forma exponencial. La Argentina no está exenta de lo que sucede a nivel global, hay una toma de conciencia impresionante. Lo que pasa es que gracias a la distribución de información e Internet, mucha gente se entera de cosas que ignoraba. Muchas personas no hicieron la conexión entre lo que le pasa a los animales y lo que ellos comen. Y acá entra la famosa frase de Paul McCartney, que dice: 'Si los mataderos tuvieran paredes de cristal, todo el mundo sería vegetariano'. La mayoría de las personas, cuando ven lo que le pasa a los animales, empieza a cambiar su postura con respecto a lo que come".


- ¿Cuáles son las consecuencias de la industria de la carne y los lácteos tanto en el plano ambiental  como en la salud?

"Hoy la evidencia científica es inapelable. Y lo podemos conocer a través de los informes de la FAO, organismo de las Naciones Unidas, como así también el informe de 'La larga sombra del Ganado', que se publicó en el 2016, y que dice claramente que la industria que más genera gases de efecto invernadero es la de la carne. Esta clase de gases de efecto invernadero son los que producen el calentamiento global, que es lo que provoca el cambio climático. Tanto la industria de la carne, de la tierra y el mar... aclaro que se toma sólo como industria de la carne sólo la que sucede en tierra y, en realidad, la del mar es tan o más contaminante como la de la tierra. La industria láctea también está emparentada con la de la carne. En el plano ambiental, la ciencia dice que hoy esta industria es la mayor responsable del cambio climático. Y en cuestiones de salud, menciono uno que se publicó en el 2015 por la OMS (Organización Mundial de la Salud): se le adjudica a los embutidos 1 como cancerígenos como así también al tabaco y a la carne roja como probable. Después hay estudios en China que dicen que la carne es la mayor responsable de las enfermedades terminales. Invito a la gente a que investigue por Internet. Es muy fácil acceder a la información". 

Marcha de veganos en Argentina.

- ¿Cómo se hace en el mundo, y precisamente en la Argentina, que es un país de cultura carnívora, para lograr una transformación significativa? ¿La clase política debe tener un rol fundamental para lograr el cambio y creen que hay voluntad?

"Lamentablemente, no podemos esperar que el cambio venga de la clase política porque la mayoría tienen intereses agropecuarios. Por eso hay tanta resistencia. El lobby de la carne es muy poderoso y la política es parte de eso, lamentablemente. Por eso hay tantos obstáculos para el desarrollo de una alimentación saludable basada en plantas. No hay información oficial en ningún lado. Se acaba de revelar por una filtración de la BBC de Londres, que el Gobierno argentino presiona a la ONU para que saquen del informe, que se va a tratar en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26), sobre los perjuicios de la carne para el ambiente. Y además, piden que se quite de ese informe a las referencias del lunes sin carne. Se ve que el lunes sin carne es muy positiva y que ayuda a las personas a que tomen conciencia. Por lo tanto, lo quieren sacar. Acá vamos en contra de las políticas mundiales. Y aparte, se rechaza lo que dice la ciencia, que todavía eso es más grave porque la ciencia dice que para poder mitigar los efectos del cambio climático, lo que hay que hacer es eliminar por completo o bajar exponencialmente el consumo de carne. Acá, las políticas de Estado, van en sentido contrario. Hay campaña como 'carne para todos' o leyes como la que se acaba de aprobar, la Ley Ovina, por el cual el Gobierno da millones a la industria ovina, con subsidios, para alentar la producción. Esto sucede con todas las carnes, la matanza de animales que se hace... todo para favorecer un negocio y sin tener en cuenta lo que sucede a nivel planetario y lo que están pidiendo los organismos internacionales. Por eso, el cambio viene de la gente que deja de consumir estos productos basados en la crueldad hacia los animales y que tiene una incidencia completamente negativa en las cuestiones ambientales, y en lo que respecta a la salud. Hay personas que dicen: 'A mí dejame, yo sé que me voy a morir, prefiero envenenarse. Eso es una cuestión personal, pero acá la cuestión personal queda de lado porque estamos hablando de que está en juego la vitalidad del planeta".

- En los últimos años aparecieron empresas de comida vegana. ¿Creen que las mismas pueden hacerle frente a la industria de la carne y los lácteos pensando en el futuro?

"Como todos notan, hay un crecimiento de empresas de comida vegana basadas en planta que es impresionante. Son empresas grandes, medianas, chicas, microemprendimientos... todos tratando de sostener la demanda de una población vegana o vegetariana, que crece exponencialmente y en la Argentina también. Hay que recordar que la medición que, desde la Unión Vegana Argentina (UVA) hicimos a la empresa Kantar en el 2019 para que midiera población vegana y vegetariana en el país, dio que el 9% de la población en Argentina es vegetariana o vegana. En el 2020 lo repetimos y el resultado es que el 12% de la población argentina. En el 2020 también medimos los flexitarianos, que son las personas que bajaron exponencialmente el consumo de carne: en vez de consumir carne de algún animal todos los días, consumen una vez por semana o una vez cada 15 días por cuestiones sociales. Y la empresa arrojó que hay un 12% de la población argentina es flexitariana. En total, entre ambas cuentas, estamos hablando de, aproximadamente, un 24%. Es decir, unas 10 millones de personas en todo el país. Es un porcentaje muy alto. Y esto es lo que va a modificar porque de los políticos no podemos esperar absolutamente nada. Se nota que no les importa nada el tema, pero les va a empezar a importar cuando estén en juego los votos. Y ya empiezan a estar en juego porque la comunidad vegana o vegetariana y los flexitarianos quieren saludable y lejos de la crueldad de los animales".

- En las grandes ciudades del mundo, e incluso en varias de la Argentina, cada vez hay más opciones veganas para la gente. Si bien falta mucho, y lentamente, pareciera que el mercado inevitablemente se termina adaptando a la demanda de la sociedad. ¿Un ciudadano vegano, que no es activista desde la militancia, puede colaborar en este cambio masivo?

"Obviamente que, como digo siempre, lo que manda es la demanda, y esto es lo que va a modificar definitivamente la producción de alimentos y de productos. Hoy, la industria está en una situación muy compleja, tratando de abastecer una demanda que crece y crece, y que no están preparados para sostenerla en este momento. Muchos empresarios y empresas invierten mucho en este tema. Aparecieron certificaciones. Hace poco desembarcó en la Argentina la principal certificación vegana en el mundo: V-Label, es la del brote, el símbolo vegano por excelencia. Es la certificación más prestigiosa del mundo, que certifica desde 1996 y tiene más de 40.000 productos certificados en 50 países. Por suerte, Argentina ya tiene esta certificación. Es la única de prestigio internacional que está en el país. Aparecieron otras locales tratando de poder tener beneficios de este nuevo nicho comercial que apareció, pero cabe destacar que V-Label es la única certificación en el mundo que es gestionado por veganos o vegetarianos. Es una muy buena noticia para la comunidad porque ya hay productos certificados por  V-Label. Está gestionada y avalado por la Unión Vegana Argentina. El futuro es vegano y cada vez está más cerca. Esperemos que, lo más pronto posible, toda la gente tome conciencia y esto pueda servir para mitigar las problemáticas que la ciencia hoy nos está alertando".

Por último, Manuel Martí resaltó que todos aquellos y aquellas personas "que quieran más información sobre el veganismo encuentran a la Unión Vegana Argentina en las redes, a través de @UnionVegana. También los invitamos a visitar nuestro canal de YouTube Unión Vegana, donde hay cientos de conferencias de profesionales de distintas áreas de la ciencia, todos mostrando la evidencia científica y empírica de los beneficios del veganismo. Es imperdible, realmente, porque estamos hablando de evidencia científica".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►