A 24 años de su asesinato: ¿quién fue José Luis Cabezas?

Un 25 de enero, el fotógrafo fue asesinado en Pinamar por fotografiar a Alfredo Yabrán.

25 de enero, 2021 | 10.23

El 25 de enero de 1997 el expolicía Gustavo Prellezo arrodilló en el piso al reportero gráfico José Luis Cabezas, le apuntó, le puso el arma sobre su sien y le disparó dos veces. Esa madrugada, el fotógrafo fue asesinado a 15 kilómetros de Pinamar, lugar donde hacía su trabajo como todos los veranos. La razón fue una foto a Alfredo Yabrán, un empresario sumamente poderoso, hasta entonces desconocido, que no soportó que lo fotografíen porque él quería seguir en el anonimato público para mantener su impunidad. 

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

José Luis Cabezas fue un fotógrafo de la revista Noticias. Desde el año 1989 hasta el día de su muerte trabajó en ese medio retratando a las figuras más destacadas del país tanto a nivel político, empresarial y social de la década de 1990. Su asesinato significó un quiebre en la relación entre la impunidad del empresariado nacional a fines de la década de los noventa y el periodismo. 

La foto a Alfredo Yabrán

Un año antes de que se produjera el crimen, Cabezas le sacó una foto a Yabrán en una playa de Pinamar, y ese simple suceso constituyó, según determinó una posterior investigación judicial, una afrenta que el entonces propietario de la firma OCA no estaba dispuesto a perdonar.  En febrero de 1996, se realizó una investigación sobre algunas actividades comerciales que Yabrán planeaba desarrollar en Pinamar. Junto a un periodista, Cabezas montó una prolongada guardia con el objetivo de tomarle una foto al enigmático empresario.  Finalmente, después de varios intentos, el periodista logró tomarles la foto en la playa junto a su esposa. 

Tras esa publicación, Cabezas y su compañera, Cristina Robledo, comenzaron a recibir amenazas telefónicas que se sucedieron a lo largo de 1996. El viernes 24 de enero, el fotógrafo de Noticias, junto a un compañero, concurrieron a una fiesta en Pinamar que organizaba el empresario Oscar Andreani y llegaron en un Ford Fiesta Blanco en el que se desplazaban. Durante la madrugada, Cabezas se quedó para hacer unas fotos en el lugar y, al momento de irse, fue interceptado.

A la mañana siguiente, el cuerpo de Cabezas apareció dentro del Ford Fiesta quemado con alcohol metílico; tenía sus manos esposadas y dos proyectiles de un arma calibre 32 alojados en su cavidad craneana. Para la Justicia, la víctima fue interceptada por la llamada "Banda de los horneros" en un operativo clandestino. El autor material del hecho fue Gustavo Prellezo, mientras que Alfredo Yabrán fue reconocido como el ideólogo del crimen, pero no llegó a recibir su condena porque se suicidó en 1998. 

También fueron condenados: Aníbal Lunas, Sergio Camaratta y Alberto "La Liebre" Gómez, el principal comisario de Pinamar por haber "liberado la zona" al momento del crimen. Desde ese día hasta hoy, el periodismo recuerda a uno de sus fotógrafos que dejó su vida por una investigación.  

LA FERIA DE EL DESTAPE ►