Covid: los cuatro motivos por los cuales el dióxido de cloro está prohibido

El Destape se comunicó con un infectólogo especialista, que reforzó que "obviamente es un buen desinfectante, pero de pisos y no significa que si alguien los tome haga algo bueno, sino al contrario".

13 de enero, 2021 | 15.11

Con el avance de las noticias falsas que se difunden diariamente a través de las redes sociales, existen en la actualidad la creencia de que el consumo de dióxido de cloro puede ser un método para "limpiar" el cuerpo y hasta combatir el coronavirus. Sin embargo, se trata de una sustancia sumamente peligrosa que no solo no está probado su efectividad como medicamento, y sin contar con autorización de la ANMAT, sino que fue contraindicado por una simple razón: se trata de un desinfectante de superficies y corrosivo.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

En diálogo con El Destape, el infectólogo Omar Sued (MN. 91262) explicó de manera concisa los motivos por los cuales el dióxido de cloro está prohibido.

1- Es un desinfectante

Sued explicó detalladamente por qué es una mala idea ingerir dióxido de cloro para tratar enfermedades y sobre todo cuando son respiratorias: "No se puede decir otra cosa de que sean mas allá de esto: es un producto desinfectante y se usa en ambientes sanitarios para esterilizar superficies". Y remató: "Obviamente son buenos desinfectantes, pero de pisos. No significa que si alguien los tome haga algo bueno, sino al contrario".

2- Problemas para la salud

Al ser consultado sobre la diferencia entre la ingesta humana, el médico especialista especificó que "puede matar células" y que ese es el principal riesgo al ingerirlo: "Estos productos reaccionan en el cuerpo generando clorito o clorato y esas reacciones pueden ocasionar algunos problemas, sobre todo de erosiones de la mucosa gástrica, produciendo gastritis o en casos particulares llevar a la muerte".

3- Parecido a la lavandina

"Lo único que podría generar es matarte las bacterias de la boca y nada más, por eso es una opción en la odontología, junto con el agua oxigenada y la lavandina (diluidos en agua), cuando se hacen procedimiento como caries y es necesario desinfectar la zona antes". Concretamente, ocurre una reacción química similar a la que generaría la ingesta de lavandina o soda cáustica, menos corrosiva pero no por eso menos peligrosa.

4- Podría empeorar la respiración

La pregunta concreta durante esta pandemia es: ¿ayuda a combatir el COVID-19? La respuesta del infectólogo fue contundente: "De acuerdo a algunos reporte como el del CDC en los Estados Unidos o del ANMAT en el país, incluso podría empeorar la función respiratoria, lo que en el caso del coronavirus, un virus que afecta los pulmones, es sumamente importante de cuidar". 

Asociaciones científicas denunciaron ante el Consejo de la Magistratura al juez que autorizó la prescripción de dióxido de cloro a un paciente de 92 años con coronavirus por presunto "prevaricato", y por dictar una resolución "contraria a las normas de salud pública".

La denuncia fue presentada ante la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura contra el juez Javier Pico Terrero y se pidió que "en el momento procesal oportuno se impongan las máximas sanciones", según el texto que firmaron los denunciantes, entre los que están la Fundación Huésped, la Asociación Metropolitana de Medicina Familiar, la Sociedad Iberoamericana de Salud Ambiental, y la Sociedad Argentina de Infectología.

La advertencia de la ANMAT

Luego de que se haya conocido un fallo de la Justicia Federal que había ordenado al Sanatorio Otamendi suministrar dióxido de cloro a un paciente con COVID-19, el hombre que estaba internado falleció como consecuencia de la ingesta y las complicaciones derivadas del virus. Dado el revuelo que ocasionó la muerte, la ANMAT insiste en la no consumición de productos que contengan dióxido de cloro o sustancias relacionadas (clorito de sodio, hipoclorito de sodio, lavandina) ya que no hay evidencia científica sobre su eficacia y el uso de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos.

En el comunicado oficial que sacó el organismo advierte que "en función de la reciente circulación de información respecto del producto mencionado, la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de ANMAT para su comercialización y uso".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►