En Santa Fe, las ART se niegan a dar cobertura a trabajadores contagiados

Solo hay 1.200 casos reconocidos desde marzo. Argumentan que el decreto las obligaba a cubrir durante el aislamiento y no en distanciamiento, justo cuando la provincia explota de contagios. Denuncian que es "un tecnicismo para no cumplir sus obligaciones". 

07 de octubre, 2020 | 21.40

Santa Fe está entre las provincias con más casos de COVID-19. Sin embargo, las ART se niegan a dar cobertura a trabajadores contagiados. Entre otros argumentos técnicos, se basan en que según la disposición del gobierno nacional tenían que reconocer hasta que finalizara el aislamiento, pero hace un tiempo ya se decretó el pase a al distanciamiento. Abogados y médicos denuncian que se trata de un tecnicismo para no cumplir sus obligaciones, derivando a los empleados a sus obras sociales sindicales, que ya están saturadas.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

"Las ART son, en general, refractarias a recibir denuncias de enfermedades profesionales, lo que ha llevado al absurdo que nuestro sistema de Riesgos del Trabajo tenga uno de los índices más bajo del mundo. Es una avivada, aprovechándose de un tecnicismo legal", dice Luis Enrique Ramírez, ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Abogados Laboralistas y asesor del gremio Atilra. El caso testigo que toma es un conflicto de empleados de la láctea Sancor, precisamente, con Prevención ART, vinculada a Sancor Seguros. Pero según pudo averiguar El Destape, también hay casos con La Segunda ART, y en empresas como la cafetera La Virginia de Rosario.

Es que el DNU 367/2020 del gobierno nacional, que declaró al COVID-19 como enfermedad profesional, establece que se presume que todo contagio de un trabajador de una actividad esencial es enfermedad profesional y hay que darle cobertura médica durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) ordenado por el Decreto 297/2020 y los dos meses posteriores. En algunas provincias, como Santa Fe, cuando en junio hubo baja intensidad de contagios, se dispuso pasar a otra etapa, la de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), aunque con protocolos y severas restricciones a la circulación, y con diversas medidas de protección sanitaria.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La maniobra de las aseguradoras es tomar ésto como excusa para alegar que en estas regiones no se cumple el requisito formal de la vigencia del ASPO, y así rechazar sistemáticamente las denuncias, sosteniendo que no se trata de una de las patologías incluidas en el Listado de Enfermedades Profesionales del artículo 6° de la Ley de Riesgos del Trabajo. "En la misma comunicación le indican a la víctima que debe concurrir a su obra social. Lo paradójico de todo esto es que Santa Fe es por estos días una de las provincias con más casos", afirma el abogado laboralista.

Mecanismos

Según el médico Jorge Kohen, docente e investigador de la Universidad Nacional Rosario (UNR), las ART están haciendo tres maniobras distintas: en primer lugar, en los lugares donde hay DISPO, rechazan a todos los que no son trabajadores esenciales, amparados en la resolución 38/2020 de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT). Esa norma puso una cantidad “absurda” de pasos administrativos burocráticos para el reconocimiento del COVID, como por ejemplo que el certificado del hisopado sea de un organismo habilitado por el Ministerio de Salud, y no pueda ser un centro privado. “Esto lo sacaron los funcionarios de Macri que todavía están en la SRT, para desvirtuar el DNU de Alberto Fernández”, denunció consultado por El Destape.

En otros casos, “toman la denuncia porque no la puede rechazar, inician el hisopado y el tratamiento, y a los pocos días derivan al trabajador a la obra social sindical o se los sacan de encima”. Y el tercer mecanismo, es “darle cobertura, pero en el reconocimiento de la muerte o la incapacidad laborativa que quede como consecuencia de las secuelas y los días de baja, lo rechazan si no pasa por la comisión médica central y se confirma”. El especialista en Medicina del Trabajo detalló que esto puede verse en los informes publicados por la SRT: “A nivel nacional, sobre 111.000 casos denunciados, 226 solamente pasaron y se reconocieron por las comisiones médicas como enfermedad laboral”.

En el caso de Santa Fe, en tanto, no hubo casos aceptados durante seis meses desde el DNU de marzo. “Recién el 2 de septiembre se reconocen solo 24 contagiados en el Autoseguro Municipal. A esa altura ya había cientos de trabajadores de la salud contagiados en la provincia”, explicó Kohen. Luego, en el informe del 18 de septiembre, aparecen 1.201 casos, pero “la mayoría son del sector salud, cuando tenemos trabajadores enfermos en todas las actividades”. Según el mismo documento, los empleados de fábricas y oficinas, entre otros, son el 42% de los casos, muy por encima del 20% de la salud, lo que evidencia su falta de reconocimiento.

Estrategia

Ramírez sospecha que estas estratagemas forman parte de una instrucción de la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART), la cámara que las nuclea a nivel nacional. "Estoy seguro de que con el tiempo en la Justicia lo vamos a dar vuelta, pero mientras tanto las ART se hacen las tontas", advirtió Ramírez. "El gran problema del sistema es que la ART, que se mueve por el lucro, tiene un interés contradictorio con la víctima, porque gana plata cuando no la cubre. Siempre están buscándole la vuelta para rechazarla", describió. Es que hacerse cargo de la cobertura significa abonar todos los gastos médicos y farmacéuticos que el trabajador enfermo de COVID necesite. "Son tratamientos costosísimos. Entonces se lo quieren sacar de encima, pero justo en una provincia que está entre las dos o tres con más contagios", calificó.

Esto, al mismo tiempo, se da en el marco de una situación de muchas dificultades financieras de las organizaciones de la seguridad social, que ahora además empezaron a reconocer los hisopados, que antes solo se hacían gratuitamente en efectores públicos. "Las obras sociales sindicales están en la lona, producto de que los salarios están aplastados y las paritarias no están funcionando bien", apuntó. Aumento imparable de insumos, fármacos, estudios, y la suba en el precio de los prestadores, que treparon en los últimos años al ritmo del dólar, son otras dificultades que enfrentan. Por ello, el letrado advirtió que "enviarles toda esta masa de enfermos, con prestaciones costosas, las manda al muere".

El especialista en derecho laboral recordó que la cobertura del coronavirus como enfermedad profesional, se hace con recursos del Fondo Fiduciario de Enfermedades Profesionales, es decir que las ART no tienen costo alguno. "Este fondo se creó como una especie de seguro con el aporte de todas las ART para cubrir enfermedades profesionales que están por fuera del listado, que en un momento eran muchas y ponían en riesgo el sistema. Pero está en su naturaleza no querer pagar. Es como el escorpión que no puede evitar picar a la rana cuando la cruza el río. Ante la duda, siempre niegan", lamentó.

Por último, Kohen indicó que “en pandemia, las ART recaudaron por mes entre 12 y 13 mil millones de pesos, contra 7,4 mil millones que dicen que fue el gasto, que no salió de su bolsillo sino del Fondo, por lo cual sigue siendo una ganancia fabulosa”. Todo esto en el marco de un descenso estrepitoso de los accidentes de trabajo, que disminuyeron a una tercera parte del mismo período del año pasado como consecuencia de la caída de la actividad, haciéndoles ahorrar aún más dinero a las aseguradoras.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►