Acosos en Argentino de Quilmes: habría más adolescentes denunciantes

Omar y Diego Giménez, padre e hijo, fueron denunciados por una adolescente de 13 años. Habría cuatro acusaciones en total y una de ellas implicaría abuso sexual.

17 de marzo, 2022 | 18.03

El Club Atlético Argentino de Quilmes, actualmente en la Primera B Metropolitana, notificó a través de sus redes sociales que los entrenadores de la Sub-16 y Sub-14 del fútbol femenino, Omar (58) y Diego (28) Giménez -que también son padre e hijo-, fueron denunciados por acoso vía mensajes de texto por las propias jugadoras de la institución. La víctima denunciante fue una jugadora del club de 13 años que recibía mensajes subidos de tono por parte de ambos hombres. Habría cuatro denuncias en total.

"Hemos realizado las acciones correspondientes, acompañando a las damnificadas a realizar la denuncia correspondiente y nos pusimos a disposición de las familias para afrontar este duro momento", avisaron en un comunicado oficial, afirmando que poseen "acusaciones con pruebas". De esta manera se confirmó la expulsión de ambos, con "entrada prohibida" al club quilmeño. 

El comunicado del club:

A la vez, sentencian: "Nos chocamos con una circunstancia que no esperábamos pero estamos a la par de nuestras jugadoras para lo que necesiten. Seguiremos trabajando, creciendo, aprendiendo y mejorando por y para nuestro fútbol femenino". Por el momento, ambos entrenadores se encuentran prófugos y se desconoce su paradero. La denuncia, por su parte, quedó radicada el pasado viernes en la Comisaría de la Mujer de Quilmes.

En un segundo comunicado, la institución informó que hubo un encuentro con las familias afectadas encabezado por el presidente Hernán Romero. Allí se explicaron las acciones llevadas adelante hasta el momento y las que se tomarán en el futuro para acompañar y contener a las víctimas de los hechos -brindarán contención psicológica y legal-. Además, se comunicó la expulsión y prohibición de su ingreso al club dejando en claro que tras la denuncia se presentaron como "particular damnificado".

"Además de visibilizar la situación -sin hacer silencio y apañar a los acosadores-, las familias y la CD, en común acuerdo, instaron a que se conforme una Subcomisión de Padres para que los mismos estén presentes en los entrenamientos y puedan articular con la CD", avisan. Al mismo tiempo, pensando en la prevención de casos similares, crearán el Departamento de Género y Derechos Humanos -ya implementado en otros clubes-, encargado de implementar los protocolos necesarios.

Cabe remarcar que durante la tarde de este miércoles, desde las 18 hs, la hinchada de Argentino de Quilmes convocó una manifestación con el lema "Por el club y por las familias" en la puerta de la institución -en el cruce de las calles Alsina y Cevallos- en repudio de los dos directos técnicos denunciados y, hasta el momento, prófugos. Ambos fueron acusados por grooming -acción deliberada de un adulto, sea varón o mujer, de acosar sexualmente a una niña, niño o adolescente a través de un medio digital- y a Diego (hijo) por abuso sexual.

Gisella, madre de una compañera de la adolescente acosada por ambos hombres, dialogó con Radio La Red: "Cuando leí la conversación, se me vino el mundo abajo. Empecé a contactarme con otras madres y luego decidí comunicarme con el coordinador del fútbol femenino". Y agregó: "Con un dolor profundo en el alma y en el corazón, así estamos. Son nenas que iban con ilusión, entrenaban tres veces por semana y ahora están todas emocionalmente destruidas".

Por otro lado, en diálogo con La Nación, Natalia Romero, madre de la denunciante, contó que le pedía videos -que luego reenviaba a otros grupos- y que no la dejaban ir a ver las prácticas del equipo. "De la puerta para adentro del club, no sé qué pasó con mi hija", dijo. También afirmó que en los entrenamientos las grababan y que desde la llegada de ambos ya no quería ir, poniendo "muchas excusas". 

Tras ir a la Fiscalía, la niña lloró mucho y fue atendida por una psicóloga especializada. "Está destruida, se siente impotente, siente vergüenza, miedo, siente todo. Lamentablemente es una situación muy fea la que está pasando porque tenía una ilusión en el club, iba con otras expectativas", dijo. Si bien no quiere que su hija deje el fútbol, "no quiere saber nada más" con la institución. Y cerró: "Gracias a mi hija, las chicas pudieron hablar. Ese grito quizás ayudó a que las nenas cuenten qué pasó".

¿Qué dijeron desde Argentino de Quilmes?

Más allá del comunicado oficial, el presidente Hernán Romero salió a dar explicaciones -también en diálogo con López 910 por Radio La Red- y se mostró "sorprendido" y "asqueado" por los hechos ocurridos. Con respecto a los dos entrenadores acusados, contó: "Trabajaban en el club hace un mes y medio. Tristemente fuimos todos engañados porque vinieron con un proyecto a simple vista muy lindo, tenían un perfil social conocido en la zona (trabajaban en villas de emergencia y hacían ollas populares)".

¿Cuál era el objetivo? Sacar a las nenas de la calles y llevarlas al club, también para fortalecer las inferiores. "Nos pareció muy bueno pero nunca nos imaginamos que íbamos a encontrar estas aberraciones", sostuvo. El presidente contó que se enteró por un llamado del coordinador del fútbol femenino luego de que una chica le contara la problemática. "Le dije inmediatamente que se comunique con los padres y que había que hacer la denuncia. Nos presentamos como querellantes".

A su vez, contaron que dos chicas más recibieron mensajes del mismo índole. "Lamentablemente el fútbol femenino es semiprofesional solo en la A; el resto, todo amateur. Por lo que es muy difícil -por la situación económica- llegar a hacer todo lo que correspondería. Uno siempre trata de hacer lo mejor", explicó. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►