La empresa Aerolíneas Argentinas (AA) suspendió este martes a 376 empleados por supuesto abandono o retención de tareas durante las asambleas sindicales que paralizaron más de 200 vuelos el 8 de noviembre pasado. Este miércoles, los gremios anunciaron un paro para el próximo lunes 26 de noviembre.

"Es una potestad que tiene la empresa, por lo que consideró que las medidas fueron una violación a sus funciones, en lo que fue esa casi huelga que empezó como una asamblea. Por la forma en que lo hicieron impidieron que otros que quisieron trabajar no lo pudieran hacer. Así que la empresa está en su derecho como cualquier empresa que quiera actuar con respecto a suspensiones", le aseguró a Alfredo Leuco.

Embed

"Generó un fuerte repudio la forma de acción que se utilizó en términos de la asamblea. Estamos viendo si se establece un plan de lucha, cómo lo van a hacer y a partir de ahí ver la actitud de la empresa", agregó el ministro de Producción y Trabajo sobre la conciliación obligatoria que podría dictar para calmar el conflicto.

Los sindicatos denuncian que la línea aérea de bandera se niega a abrir la cláusula gatillo del acuerdo salarial vigente.

"Las suspensiones son una potestad de la empresa", destacó Sica.

Las suspensiones, que fueron comunicadas este martes por telegrama y son de entre 10 y 15 días, incluyen a las áreas de Tráfico (mostradores), "contact center", rampa, mantenimiento y pilotos.

Por último, Sica agregó: "Una cuestión es lo que tiene que ver con los salarios en función de lo que son los tipos de trabajo y después está la posición política de cada gremio".

Embed