Tras la polémica que se generó por el partido que Argentina iba a disputar contra Israel, en Jerusalén, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) decidió suspender el amistoso preparatorio de cara al Mundial de Rusia.

De todos modos, la idea es que el equipo dirigido por Jorge Sampaoli juegue este sábado como estaba pactado pero contra otro rival.

Según señala la periodista Verónica Brunati en el diario español AS, los futbolistas mantuvieron una reunión con el presidente de la AFA, Claudio 'Chiqui' Tapia, para mostrarles su negativa ante la disputa del partido contra Israel.

La preocupación de los jugadores se debe a las quejas por parte de palestinos y hasta del presidente del fútbol en Palestina, quien pidió a sus hinchas que quemen camisetas de Lionel Messi.

También se conocieron declaraciones del embajador de Palestina en Argentina, Husni Abdel Wahed, que expresó en radio Cooperativa: "Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respeto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino".

En esta nota