El cartel que puso el Gobierno en el predio de Tecnópolis que niega la cifra de 30 mil desaparecidos despertó fuerte polémica. Hoy, hubo una protesta en el lugar y una toma del espacio.

Sucedió frente al Espacio Para la Memoria, donde se realizó una intervención artística y pacífica en repudio a la muestra "Los 280 días" llevada a cabo por la Fundación LED avalada por Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos.

Dicha exposición muestra informes de la CONADEP donde revela que solamente se registraron 8960 casos de desaparecidos en la última dictadura militar.
En la convocatoria, jóvenes desplegaron carteles con la denuncia de que se intenta asentar la teoría de que hubo 9 mil desaparecidos, además de responsabilizar a funcionarios del gobierno de turno de haber sido cómplices de los responsables materiales e intelectuales de la última dictadura militar, y que actualmente su agenda de DDHH no incluye a los organismos históricamente referenciados en la lucha por los DDHH y al mismo tiempo persigue y estigmatiza en complicidad con el Poder Judicial y los medios de comunicación tal como se evidenció los últimos días con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

"Después de declaraciones polémicas sobre el tema del ex ministro de cultura de la Ciudad Darío Lopérfido (que recientemente presentó su renuncia), del otorgamiento a prisión domiciliaria de cincuenta represores de la dictadura, de Aldo Rico desfilando en un lugar privilegiado en el Bicentenario de la reunión del Subsecretario de Juventud, Piter Robledo con la Agrupación neonazi Bandera Vecinal y del encuentro "fraternal" del presidente Mauricio Macri con Enrique Peña Nieto, presidente de México, se evidencia la línea de corrosión de defensa de los derechos humanos, además de mantener presos políticos en democracia, como el caso de Milagro Sala", afirma un comunicado del Movimiento Proyecto Popular que organizó la protesta.
Y cierra: "La actividad tuvo como objetivo demostrar que la juventud argentina y la sociedad no olvida y no perdona los crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura militar y que el Estado es responsable de preservar y construir la memoria colectiva con políticas de DDHH claras, integrales e inclusivas".