Feriazo de Navidad “para que a nadie le falte alimento” y por el acceso a la tierra

La UTT realizará “Feriazos Navideños” en los que ofrecerán miles de kilos de frutas y verduras a precios populares en todo el país. Cuestionan la especulación con el costo de los alimentos y exigen un Procrear Rural para acceder a tierra productiva.

16 de diciembre, 2020 | 21.11

La Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT) realizará “Feriazos Navideños” en Plaza Once y Plaza Constitución, en la Ciudad de Buenos Aires, y otros puntos del país con la consigna “Que a nadie le falte alimento en esta Navidad”. Será durante jueves y viernes desde las 9, y ofrecerán miles de kilos de frutas y verduras a precios populares

Evasión en Argentina: Los ricos fuera de borda

“Las familias productoras queremos acercar soluciones, por eso realizamos estos feriazos a precios muy baratos para que todas y todos puedan acceder al alimento en estas fiestas", expresó Zulma Molloja, vocera de la UTT.

Mientras en el gobierno nacional aseguran que uno de los múltiples desafíos para el próximo año será controlar la suba de precios, especialmente la de los alimentos, el gremio de las familias campesinas propone alternativas “para paliar el hambre a través de la solidaridad”, según informaron en la convocatoria.

“Estos feriazos los hacemos porque vemos que hay hambre y necesidades en el pueblo ya que la crisis y el modelo actual generan exclusión. Nosotras y nosotros siempre decimos que somos el campo que alimenta y lo vamos demostrando con estas acciones”, agregó Gilda Sánchez, vocera de la UTT.

El objetivo de la organización, con presencia en 18 provincias del país, es continuar también con la campaña de difusión del proyecto de Ley de Acceso a la Tierra para las y los productores de alimentos, presentada por tercera vez el 22 de octubre en el Congreso nacional. Se trata de una especie de Procrear Rural, con el que aseguran que podrían solucionarse muchos de los problemas de la industria agroalimentaria, como la hiperconcentración, la especulación con los precios, la contaminación y el trabajo informal o esclavo.

Es uno de los proyectos que impulsan distintas organizaciones políticas y sociales para terminar con algunos de los dramas que quedaron en evidencia durante la pandemia, como el déficit habitacional, la concentración de la tierra, la pobreza infantil y la crisis alimentaria.

Desde la UTT aseguran que sólo el 13% de la tierra argentina está en manos de pequeños productores que producen más del 60% de alimentos que se consumen en el mercado interno, mientras que el 1% de las empresas agrarias controlan el 36% de la tierra cultivada en nuestro país.

La organización calcula que con un crédito del Banco Nación de 110 millones de dólares, unas 2000 familias podrían acceder a una hectárea propia con infraestructura productiva y vivienda digna. El número significa, por ejemplo, un tercio de lo que el Estado nacional le prestó a la cerealera Vicentín, o un 4% de lo que el fisco recaudó por retenciones solo entre enero y agosto de de este año.

El propio presidente Alberto Fernández aseguró en noviembre que “las tierras improductivas del Estado vayan a manos que produzcan”. Fue durante una reunión virtual con el Equipo Técnico de Arraigo del Partido Justicialista.

Desde la UTT pudieron demostrar que la gestión y la organización de los trabajadores rurales puede ofrecer buenos resultados, dispuestos a crear estrategias entre las organizaciones del campo y la ciudad para hacer frente a la profunda crisis generada en todo el mundo por la pandemia.

En esa línea, el sábado 5 de diciembre inauguraron en Avellaneda el primer mercado mayorista de alimentos provenientes de cooperativas. Allí ofrecen unas 400 variedades de productos secos y lácteos que reúnen el trabajo de más de 70 cooperativas de toda la Argentina.

“A raíz de las alteraciones producidas por la cuarentena en las formas de consumo y alimentación de las personas, nuestra propuesta de comercio justo se configuró como una de las mejores opciones de cercanía para obtener comida sana y a precios populares”, aseguró Daniela Carrizo, de los Almacenes UTT.

Impulsan, además, la creación de Colonias Agroecológicas. En noviembre, la UTT inauguró la sexta, en el municipio bonaerense de Castelli, a unos 5 kilómetros de la ciudad.  En esas colonias las familias productoras acceden a tierras y pueden desarrollar condiciones de vida y de producción sanas y dignas. Además, la población de la región puede abastecerse de verduras y frutas agroecológicas (sin agrotóxicos) a un precio justo y sin intermediarios.

“Hace más de 10 años desde la UTT estamos acumulando experiencia con la propuesta de las Colonias Agroecológicas y podemos dimensionar una importante producción hortícola de gran impacto en la provisión de alimentos frescos para los mercados próximos a la colonia”, explica Agustín Suárez, vocero de la organización.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►