Hidrovía: al filo de la nueva licitación, los trabajadores piden certezas

El sindicato de Dragado que conduce Juan Carlos Schmid realiza un paro de 24 horas este viernes ante la inminente caída de la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay. Exigen la continuidad de 800 trabajadores en un servicio esencial para el comercio exterior.

26 de febrero, 2021 | 06.00

El sindicato de Dragado que conduce Juan Carlos Schmid realiza este viernes un paro de 24 horas por la preocupación ante el inminente vencimiento de la concesión de las tareas de dragado, mantenimiento y señalización de la Hidrovía Paraná-Paraguay. “Paralizamos las tareas porque se vence la concesión y queremos tener alguna certeza de lo que va a pasar”, señaló Schmid en diálogo con El Destape. Reclama la continuidad laboral de más de 800 trabajadores, entre directos e indirectos, en un servicio que es esencial para el comercio exterior.

“Han estado enfrentando el Covid en toda esta etapa y la peor bajante del Río Paraná en los últimos 50 años”, dice el dirigente sindical. Se trata de técnicos, profesionales y tripulantes que operan las dragas, balizadores, lanchas hidrográficas y talleres.

Tanto en el ministerio de Trabajo como en el de Transporte le manifestaron que “no va a haber ningún costo social”, pero el sindicato exige que ese compromiso quede plasmado con la firma de los funcionarios en el pliego de la licitación de la vía troncal para que los nuevos adjudicatarios respeten el convenio, las categorías, antigüedad y encuadramiento sindical, además de las fuentes de trabajo

Desde el sindicato advierten que ningún funcionario explicó quién se encargará del canal si no hay extensión del actual concesionario. El lunes, en la primera reunión del Consejo Federal Hidrovía, el titular de la Unidad Ejecutora Especial Temporaria, Pablo Barbieri, anticipó que los pliegos de licitación estarán "antes de fines de abril" y estimó que en 180 días "hábiles administrativos" estará listo el proceso de recepción de oferentes.

“El nuevo adjudicatario debe tomar a toda esta gente que mantuvo el servicio hasta hoy. La preocupación central y nuestra tarea primordial es garantizar el trabajo”, dice Schmid. “Es muy oportuno aclarar que lo único que hacemos en la vía navegable es la profundización de los canales y la ubicación de las señales para que haya seguridad en la navegación, esa es toda nuestra responsabilidad”, completa.

El futuro de la Hidrovía generó diferencias internas en el Frente de Todos. Se trata de canales fluviales por donde se transporta la mayor parte de la exportación del complejo agroindustrial de la Argentina. “Esto tiene implicaciones en el desarrollo del país, la logística, la conectividad con el comercio internacional”, explica Schmid.

La Hidrovía es una vía navegable que en su tramo argentino va desde el kilómetro 1.238 del río Paraná y el kilómetro 239 del canal de Punta Indio, en el Río de la Plata, y lo que se concesiona son obras para la modernización, ampliación, operación y mantenimiento del sistema de señalización y tareas de dragado y redragado y mantenimiento de la vía navegable troncal.

El también titular de la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) y de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) afirmó que el gremio de Dragado y Balizamiento respalda "la construcción del canal Magdalena", aunque aseguró que "no es posible suponer que la sola apertura de un canal de navegación constituye la recuperación de la soberanía en el área".

La concesión del dragado, mantenimiento y señalamiento del río Paraná hasta la salida al océano Atlántico vence el 30 de abril, luego de estar a cargo de Hidrovía SA desde 1995, un consorcio integrado por la compañía belga Jan de Nul y la empresa argentina Emepa.

Esta semana, en la reunión del Consejo Directivo de la Confederación General del Trabajo, se solidarizó con los 800  trabajadores de Dragado y Balizamiento. “Resulta de vital importancia que las autoridades nacionales tomen cartas en esta problemática asegurando la continuidad laboral de estos trabajadores, sin importar quién sea el responsable de la nueva concesión”, comunicó la central obrera.

Por otra parte, y frente a las discusiones paritarias que ya generan las primeras tensiones, el exsecretario general de la CGT destacó que “la mayoría de los sindicatos perdió poder adquisitivo en los últimos años y muchos van a querer recuperar”. Advierte que la puja salarial se da en un contexto “con niveles inflacionarios altos que hacen difícil la discusión, además de la situación social y económica”.

“El gobierno intenta encontrar un equilibrio macro en la puja, entre la política de precios y la de ingresos, es muy difícil porque venimos de muchísimos años de deterioro”, dice Schmid.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►