Crisis en Casación por visitas a Macri: otra jueza pide la renuncia de Hornos a la presidencia del tribunal

La camarista Ángela Ledesma le reclamó a Gustavo Hornos que deje de ser presidente del máximo tribunal penal del país porque “ha generado un quiebre en la necesaria confianza que debe existir entre los jueces del cuerpo”. Se suma al reclamo que hizo su colega Alejandro Slokar.

05 de marzo, 2021 | 18.20

Se agudiza la crisis en la Cámara Federal de Casación Penal luego de que se conocieran las visitas de su actual presidente, Gustavo Hornos, al despacho privado de Mauricio Macri durante el gobierno de Cambiemos. Este viernes, la camarista Ángela Ledesma le reclamó a Hornos que deje la presidencia del máximo tribunal penal del país porque “ha generado un quiebre en la necesaria confianza que debe existir entre los jueces del cuerpo”. Habló de “un impedimento para que me represente institucionalmente”. Se suma al reclamo que hizo su colega Alejandro Slokar, quien había realizado un planteo similar el martes pasado.

En su carácter de presidente ha generado un quiebre en la necesaria confianza que debe existir entre los jueces del cuerpo y su presidente. Este motivo constituye un impedimento para que me represente institucionalmente, razón por la cual le solicito la renuncia al cargo de presidente de la Cámara”, cerró Ledesma una nota dirigida al presidente de la Casación.

Hornos quedó expuesto luego de que se revelara –tal como publicó este medio- que visitó en al menos 6 ocasiones la Casa Rosada en tiempos de Macri. En 5 quedó registrado su ingreso al despacho privado del entonces presidente. Tras esas visitas, emitió fallos que perjudicaron a dirigentes kirchneristas. Por esta situación fue denunciado penalmente y ante el Consejo de la Magistratura se pidió su remoción. Cuando fue interpelado por sus pares en la Casación, el 18 de febrero pasado, dio una insólita explicación: dijo que mantenía una “relación social” con Macri y que habló con él de diversos temas judiciales pero no de fallos puntuales. 

Ledesma ya le había recriminado a Hornos sus faltas éticas, en una nota que había elevado el pasado 19 de febrero. Este viernes se lo recordó: “Le hice saber que tales hechos implican una cuestión ética insoslayable de significancia institucional que resultan violatorios del Código Iberoamericano de Ética Judicial. En dicha ocasión, también le transmití mi preocupación en torno a las dudas generadas sobre su imparcialidad, independencia, responsabilidad institucional, integridad, transparencia y prudencia; con un fuerte –e inmensurable- impacto en todo el cuerpo y la trascendencia que ello reviste por tratarse de un juez que además preside esta Cámara”, recordó la camarista y expresidenta del tribunal.

También rememoró que el 26 de febrero junto a Slokar le pidieron que “convocara a un Acuerdo General”, es decir, al plenario de la Casación, para discutir si debía seguir como presidente del cuerpo pero, enfatizó, no recibieron respuesta. 

No fueron los únicos que hicieron ese pedido. Ledesma dijo que Mariano Borinsky, presidente de la sala IV –que hoy ella integra-, “en representación de los jueces que la integramos, le solicitó verbalmente un Acuerdo General para abordar la cuestión; el cual aún no ha sido convocado”. 

Como corolario, la presidenta saliente de la Casación indicó que recién este viernes se dio a conocer el acta resumen de la reunión de autoridades del 18 de febrero, donde Hornos dijo que mantiene una “relación social” con Macri, pero que en el documento no se dejó constancia de la justificación que dio. Allí, destacó Ledesma, “no consta que usted informó sobre dichas circunstancias (por lo cual el Secretario se vio obligado a incorporar una nota luego del resumen con una mínima referencia al tema), lo cual constituye una irregularidad imposible de tolerar”. Esto mismo había resaltado Slokar en su pedido de renuncia a Hornos al señalar la falta de documentación de sus pretendidas “explicaciones”.

Tras esta enumeración de hechos, Ledesma le reclamó a Hornos que deje la presidencia de la Casación.

Este jueves, en su exposición ante la sala I de la Casación en el marco de la causa "Dólar Futuro", la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo alusión al caso Hornos. “El Presidente de Casación, el doctor Gustavo Hornos que preside la Casación que todos ustedes integran, se comprobó que iba a reunirse con Mauricio Macri en la Casa Rosada. Yo sé que ustedes piensan, porque leí en los diarios, que le han pedido que renuncia a la Presidencia, pero la verdad que debería hacer algo más”, consideró CFK. “¿Y sabe por qué le cuento? Porque también a mí me acusaron de reuniones con el doctor Casanello en Olivos”, añadió y recordó el escándalo que se armó en base a una mentira porque el juez Sebastián Casanello nunca había estado con Cristina (por este hecho fueron condenados dos personas por falso testimonio. Detrás de esta operación se estima que estuvo la AFI macrista). La vicepresidenta recordó ese hecho para remarcar que la sanción contra Hornos debiera ser severa. 

Es tal el escándalo que hasta el presidente Alberto Fernández también se refirió a las visitas Hornos en su discurso ante la Asamblea Legislativa el pasado 1º de marzo. “Algún miembro de este Congreso Nacional detectó la visita de jueces de la Casación al entonces Presidente Macri, justamente días antes de dictar sentencias contra sus opositores políticos y solo una voz aislada de ese tribunal se alzó reclamando explicaciones. El resto lo amparó bajo el manto del silencio”, dijo Alberto. 

Ahora se suman voces internas pidiendo la renuncia de Hornos a la presidencia del tribunal lo que deja en claro que la crisis en la Casación está lejos de resolverse. 
 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►