El gobernador Quintela denunció penalmente a D'Alessandro y Robles

El mandatario de la provincia de La Rioja actuó por la filtración de los supuestos chats del ministro de Seguridad porteño y de la mano derecha del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti. Solicitó a la Justicia allanar el Ministerio de CABA y pidió que se secuestren los dos celulares. 

05 de enero, 2023 | 13.29

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, denunció penalmente este jueves a Marcelo D'Alessandro y Silvio Robles ante el fiscal Federal de La Rioja. Es por la filtración de los supuestos chats del ministro de Seguridad porteño y de la mano derecha del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti. Solicitó a la Justicia allanar el Ministerio de CABA y pidió que se secuestren los dos celulares. 

Los acusó de ser responsables de tráfico de influencias y violación de los deberes de funcionario público. "Estos mensajes difundidos evidencian los supuestos vínculos que el Ministro porteño mantuvo con Silvio Robles, Director General de la vocalía del ministro Rosatti, quien oficia en la práctica como su vocero y, persona de su máxima confianza desde hace años", afirmó el escrito.

"Sin embargo, no es una mera amistad lo que une a ambos funcionarios, sino que existiría una espuria connivencia en la cual se coordinan fallos judiciales del Alto Tribunal que explícitamente benefician, en general, a la alianza política Cambiemos y en particular al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta", destacó la denuncia de Quintela. "La connivencia y la negociación entre ambos funcionarios ha quedado al desnudo en los chats publicados, los que demuestran que las resoluciones judiciales y de manera particular los pronunciamientos del Ministro de la Corte Horacio Rosatti, a través de Silvio Robles, ha desarrollado operaciones políticas específicas ejecutadas a través de arbitrarios fallos judiciales", continuó.

Esta semana, el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, también presentó una denuncia contra Silvio Robles. En sus redes sociales, comunicó que hizo una denuncia penal ante el Fiscal Federal en turno de Santiago del Estero contra "el Dr. Silvio Federico Robles, vocero del presidente de la CSJN, por los S.D. de tráfico de Influencia e incumpliendo de los deberes de funcionario público, atento a la publicaciones periodísticas que han generado gran conmoción pública, sobre filtraciones de chat donde se habría arreglado el fallo a favor de CABA por el índice de coparticipación federal". Zamora solicitó "como cautelar la inmediata entrega de sus teléfonos de uso oficial" y otros que usa habitualmente para someterlos a pericias y lograr "la pronta aclaración de esta situación que está generando una gravedad institucional sin precedentes".

Luego, el juez federal de Santiago del Estero Guillermo Molinari imputó y ordenó el secuestro del teléfono celular de Silvio Robles. El magistrado envió el lunes un oficio a través de la Policía Federal para anoticiar a Robles el pedido sobre el celular que es de uso habitual y también “otro aparato de telefonía celular que tenga en uso (personal u oficial) ”. Al día siguiente, Zamora alertó que Robles "no quiso entregar sus teléfonos". 

En la denuncia de Quintela de hoy, el mandatario afirmó: "En los chats publicados en distintos medios de prensa entre Robles y D’Alessandro consta que entre ambos existió una coordinación y un asesoramiento directo desde la Corte hacia el Gobierno de la Ciudad respecto de cómo proceder en el caso del Consejo de la Magistratura, conforme a lo que se señalará posteriormente. Los chats publicados ilustran que Robles, en representación de Rosatti, indicó a D’Alessandro cómo debía proceder la alianza opositora en el Congreso de la Nación, a los efectos de poder obtener de esa ilegal manera una mayoría propia en el Consejo de la Magistratura".

Esta denuncia se da en medio del pedido de juicio político contra la Corte que impulsa el presidente Alberto Fernández y 11 gobernadores. En esa denuncia también se suma la información de los chats entre Robles y el ministro de Horacio Rodríguez Larreta que esta semana en medio del escándalo decidió tomarse licencia por 60 días. 

El miércoles sucedió un hecho llamativo que reveló El Destape. La filtración de presuntos chats del ministro provocó una presentación del abogado Gastón Marano, quien se hizo eco de la difusión de supuestos mensajes del funcionario de la Ciudad y denunció a Silvio Robles, mano derecha del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, por “la posible comisión de un delito de acción pública”. Pidió como medida de prueba que se le secuestre el celular a Robles. ¿Quién es Marano? El abogado defensor del jefe de los “copitos” Gabriel Carrizo, procesado y detenido en el caso del atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. También fue asesor de un senador nacional de Juntos por el Cambio en la Comisión Bicameral de Inteligencia, cargo del que fue desvinculado tras asumir la defensa de Carrizo.

En tribunales circulaban distintas interpretaciones sobre esta presentación, que recayó en el juzgado que comanda Ariel Lijo. Una de ellas vincula a Marano con Juntos por el Cambio dado su rol de ex asesor de un legislador de esa fuerza y apunta a que con esta denuncia se busca traer a Comodoro Py la causa que se abrió en la justicia de Santiago del Estero, donde el gobernador Gerardo Zamora también denunció a Robles por sus presuntos chats con D’Alessandro. 

Por su parte, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se hizo eco de este hecho. "¿Entendés por qué en Comodoro Py no se investiga a fondo el intento de magnicidio? Impresiona el entramado mafioso, pero como siempre: Todo hace juego con todo", subrayó al referirse a la denuncia que presentó recientemente contra Silvio Robles el abogado de los "copitos" Gastón Marano, defensor de Gabriel Carrizo, procesado y detenido en el caso del atentado en su contra.

Molinari se declaró incompetente

El juez federal de Santiago del Estero Guillermo Molinari se declaró incompetente en la causa que investiga la denuncia efectuada por el gobernador Gerardo Zamora contra Silvio Robles, la mano derecha del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti. Asimismo, el magistrado ordenó que el caso pase a los juzgados de Comodoro Py.

Molinari defendió su decisión de autorizar la cautelar que pidió la entrega y el peritaje del teléfono a Robles, luego de la denuncia por la filtración de los presuntos chats con el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro. Sin embargo, Robles rechazó la posibilidad de dejar en manos de Molinari su celular.

El juez federal sostuvo que le reclamó a Robles sus teléfonos porque "tiene el deber de realizar las medidas necesarias y urgentes para resguardar los elementos del supuesto delito y evitar su detrimento”. Además, afirmó: “Un magistrado no puede permanecer inmutable ante el conocimiento efectivo y formal de la posible comisión de un hecho ilícito de las características de los relatados, y perjudicar así una investigación y el futuro esclarecimiento de los hechos”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►