Isabel Perón: cómo fueron sus días en la cárcel y qué es de su vida ahora

El 6 de julio de 1981, Isabel Martínez de Perón fue puesta en libertad luego de estar varios años presa por la dictadura militar. Cómo fueron sus días en la cárcel y los detalles del calvario que vivió.

06 de julio, 2021 | 10.46

María Estela Martínez de Perón, más conocida como Isabel Perón, es una de las personalidades más controvertidas del peronismo y de la política argentina. Fue la tercera esposa de Juan Domingo Perón, aunque también la vicepresidenta que lo acompañó en la fórmula que ganó las elecciones el 12 de octubre de 1973. Tras la muerte del General, tomó el mando de la presidencia y fue una de las responsables de que el país se dirigiera a una de las épocas más oscuras de la historia: la sangrienta dictadura militar. Aun así, también fue víctima de dicho proceso al quedar presa por órdenes de los propios militares. A 40 años de que quedara en libertad, un repaso sobre sus días en la cárcel.

El fallecimiento de Perón, el 1° de julio de 1974, presentó un escenario complicado para el país, ya que el Gobierno quedó en manos de una persona que carecía de experiencia y conocimientos para conducirlo. Como si fuera poco, José López Rega -ministro de Bienestar Social y creador de la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina)- era una de las personas que más la acompañaba y aconsejaba.

El escenario del país era caótico: en medio de la crisis económica y social, y ante las presiones que demandaban el cargo, la primera presidenta en la historia de América se tomaba una licencia de más de un mes en septiembre de 1975. Poco tiempo después,  precisamente el 24 de marzo de 1976, el Golpe de Estado se iniciaba. Ese mismo día, los militares trasladaron a Isabel Perón, a través de un helicóptero, desde la terraza de la Casa Rosada hacia El Messidor, residencia que fue utilizada como prisión domiciliaria y que se encuentra ubicada en la Provincia de Neuquén. Allí pasó cinco largos años y transitó, sin dudas, los peores momentos de su vida.

Isabel Perón y Juan Domingo Perón fueron electos vicepresidenta y presidente respectivamente.

De hecho, en la película-documental "Una casa sin cortinas", el director Julián Troksberg recogió testimonios sumamente valiosos en los que aportó detalles acerca del calvario que María Estela Martínez sufrió tras las rejas. Mientras los militares comenzaban a perseguir, secuestrar, asesinar y cometer crímenes de lesa humanidad, la viuda de Perón se había convertido en una de las primeras víctimas de dicho proceso.

Con la complicidad de los medios hegemónicos y gran parte de la sociedad argentina, Isabel soportó la prisión con una actitud notable. Humberto Linares Fontaine, apoderado legal de la entonces presidenta, relató: "Cuando vino el Golpe, los militares la subieron al helicóptero con el pretexto de que la iban a trasladar a Olivos. Se abrió la puerta y apareció un jefe militar, que le dijo: 'Si usted presenta su renuncia a la presidencia de la Nación, ponemos a disposición un avión para trasladarla a España y una fuerte suma de dinero'. Ella se negó a renunciar e inmediatamente se la llevaron a El Messidor".

Por su parte, Atilio Neira -abogado penal de Isabel Perón-, resaltó que la viuda del General transitó la prisión domiciliaria en diferentes espacios: "Ella estuvo en varios lugares. Primero estuvo en El Messidor, después estuvo en el Penal Naval y luego en San Vicente".

Isabel Perón, cuando se desempeñó como presidenta de la Nación.

Los temores de Isabel Perón en la cárcel

Sin embargo, lo más curioso de todo lo aportó una de las mujeres que acompañó a "Isabelita" durante su estadía en San Vicente. Isabel Keuchakian, quien fue su asistente, aseguró: "La verdura había que lavársela con agua mineral. Isabel no quería que se lavara con agua del tanque porque tenía miedo de que la envenenaran". Y advirtió: "Tenía miedo. Todo se lavaba con agua mineral. Hasta se bañaba con agua mineral. Había control, estaba todo oscuro en la quinta de San Vicente, estaba lleno de militares...".

En tanto, Osvaldo Papaleo, secretario de prensa y difusión durante la presidencia de Isabel Perón, manifestó: "De eso soy muy respetuoso de la actitud de ella. Estuvo presa con dignidad. No le escribió una carta a la Junta Militar pidiéndole perdón. Ella se bancó los casi cinco años de presa como un soldado".

Hugo Omar Curto, quien se desempeñó durante varios años como intendente peronista en el partido de 3 de febrero, Provincia de Buenos Aires, valoró la predisposición que Isabel tuvo durante el lapso que estuvo en prisión: "No le echó la culpa a nadie ni tampoco tiró cosas que le hagan daño al movimiento peronista. Se fue con la boca cerrada y eso tiene un valor importantísimo".

Isabel Perón, hace seis años, en su casa de Villanueva de la Cañada, España.

Dónde vive Isabel Perón hoy en día y qué es de su vida

Luego de que saliera de prisión, el 6 de julio de 1981, Isabel Perón se marchó a España, precisamente a 30 kilómetros de Madrid. Actualmente vive en una residencia y es habitualmente atendida por sus médicos personales. Desde hace mucho tiempo que no brinda entrevistas y tampoco tiene intenciones de volver a la Argentina. De hecho, en 2007 y 2008, el Gobierno Nacional le exigió al país europeo que la extraditaran para juzgarla por los crímenes de lesa humanidad que fueron cometidos por la Triple A durante su mandato. Como las autoridades del territorio ibérico se negaron, la causa prescribió.

La casa de Isabel Perón en Madrid, España, en la actualidad.

La carta de Isabel Perón en la que explica por qué no brinda entrevistas con un mensaje contundente

Ante la consulta de Julián Troksberg para poder realizarle una entrevista, Isabel Perón le respondió con una carta en la que expresó un mensaje sumamente contundente:

"Madrid, 28 de noviembre de 2016

Estimado señor Julián Troksberg:

Agradezco la amable carta que dejó Ud en mi domicilio durante su reciente visita a Madrid y sus halagos hacia mi persona. 

He conocido por algunos amigos y conocidos de sus entrevistas con ellos. Por mi parte y como me imagino, alguno le habrá comentado, hace años que como norma no concedo ningún tipo de entrevista, especialmente porque hace ya mucho tiempo que dejé la política y cualquier cosa que yo pueda decir no tiene mayor importancia. Será la Historia la que me juzgue por mis aciertos y errores y sobre todo por mi lealtad a los principios políticos del Peronismo así como a mi querida patria Argentina

Agradezco de nuevo su interés, amabilidad y cortesía hacia mi persona y le envío mis mejores saludos. 

M.E. Martínez".

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►