Con fecha en el Senado, Bruglia y Bertuzzi aspiran al salvataje de la Corte Suprema

La Cámara Alta convocó a una sesión para el miércoles en la que se espera que haga caer los traslados de los dos jueces que Macri puso a dedo en la estratégica Cámara Federal porteña. Para evitarlo, ayer ambos hicieron un pedido de “inmediata intervención” a la Corte, que se reúne este martes.

15 de septiembre, 2020 | 07.20

El Senado tratará este miércoles los traslados irregulares de los jueces Lepoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, quienes fueron puestos a dedo por el expresidente Mauricio Macri en un lugar estratégico: la Cámara Federal porteña, la encargada de revisar todo lo que hacen los doce juzgados de primera instancia de Comodoro Py. Tal como se prevé, el Frente de Todos que tiene mayoría en la Cámara Alta no le dará el acuerdo que necesitan para mantenerse en el cargo luego de que ambos no concurrieran a la audiencia pública que se realizó en la comisión de Acuerdos. Esto los obligaría a volver a sus tribunales de origen. Ante esta inminente resolución, Bruglia y Bertuzzi hicieron este lunes un pedido de “inmediata intervención” al Alto Tribunal vía un per saltum extraordinario. Los supremos se reúnen hoy a las 11 por Zoom, como todos los martes, y hay expectativa en torno a lo que puedan resolver. 

Impuesto a las Grandes Fortunas

“Solicita inmediata intervención”, se lee en el nuevo escrito que Bruglia y Bertuzzi presentaron este lunes en la Corte. Allí resaltaron que el Senado convocó a una sesión especial para este miércoles para tratar sus pliegos y que según los dictámenes de comisión se resuelve “el rechazo de ambas solicitudes de Acuerdo”. Ante la posibilidad de que el Congreso les ordene volver a sus tribunales de origen, los jueces acudieron de forma desesperada al Alto Tribunal, adonde ya habían presentado un per saltum a fines de agosto. 

Horas antes de que se presentara el nuevo pedido de Bruglia y Bertuzzi, desde la Corte habían informado a El Destape que “no había ningún proyecto circulando sobre el per saltum”. Es más, desde una de las vocalías del cuarto piso del Palacio de Tribunales aseguraron que el comentario mediático del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Rosenkrantz, de que se va a analizar el planteo de Bruglia y Bertuzzi fue inconsulto. Lo que evidencia que nunca cicatrizaron las heridas abiertas durante el macrismo en la Corte.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Rosenkrantz había afirmado que la Corte va a dar "una respuesta adecuada a derecho" al pedido de los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, según publicó La Nación, el 11 de septiembre pasado.

Lo cierto es que el nuevo planteo, justo antes de que se reúnan los ministros cortesanos en su habitual encuentro de los martes, abrió un interrogante: ¿los supremos atenderán el reclamo de los dos jueces trasladados a dedo por Macri? 

Movió el Senado

El disparador de esta presentación fue que este lunes la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, convocó a una sesión especial para el miércoles a las 14 y en el temario figura el abordaje de los pliegos de Bruglia y Bertuzzi. También se tratará el pliego de Germán Castelli, quien fue trasladado de forma irregular al TOF 7 y no concurrió a la audiencia pública como sí lo hicieron otros siete magistrados cuyos pliegos se están analizando. Si en el recinto se confirma lo que dictaminó la comisión de Acuerdos, Bruglia, Bertuzzi y Castelli deberán volver a sus tribunales de origen.  

“Cumplidos los procedimientos legales, habiendo remitido los pliegos el Poder Ejecutivo, convocada la Audiencia de modo reglamentario en la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación y verificando que dichos magistrados no acataron lo establecido por la Constitución Nacional, la Comisión de Acuerdos presidida por la Senadora Anabel Fernández Sagasti firmó el rechazo a sus traslados”, comunicó el bloque del Frente de Todos, el viernes 4 de septiembre. 

Los pliegos de estos diez jueces llegaron a la Cámara Alta luego de que en el Consejo de la Magistratura se analizaran los movimientos de magistrados del último tiempo. Tras analizar decenas de casos, se llegó a la conclusión de que hubo diez traslados irregulares y que para legitimarse debían tener el acuerdo del Senado, tal como lo establece la Constitución  Nacional. Así que se giraron los casos al Poder Ejecutivo y este los reenvió al Congreso. Aquellos jueces que no obtengan el acuerdo deben volver a su cargo de origen.  

“Al no haberse presentado en la audiencia pública se rechaza el dictamen solicitado por el Poder Ejecutivo y en consecuencia deberían dejar de estar en la función en que están hoy”, explicó una fuente del Consejo de la Magistratura sobre Bruglia, Bertuzi y Castelli. “Si no se modifica la decisión del Poder Ejecutivo, el Senado y el Consejo de la Magistratura, ellos debieran entregar el cargo y volver a su tribunal anterior”, agregó. La mención de los poderes involucrados y del Consejo de la Magistratura no es azarosa: según varios integrantes del Poder Judicial consultados para esta nota, Bruglia y Bertuzzi están impulsando un conflicto de poderes al pedir la intervención urgente de la Corte Suprema.  

A contramano de Bruglia, Bertuzzi y Castelli hubo siete jueces cuyos traslados fueron irregulares que sí participaron de la audiencia pública del 4 de septiembre en la comisión de Acuerdos del Senado. Es que si se aprueban sus pliegos en la Cámara Alta quedarán legitimados para ejercer la función donde están hoy. Uno de los presentes fue el camarista Eduardo Farah, quien describió que el pedido de su traslado fue por las presiones que sufrió tras fallar en contra de los intereses del gobierno macrista en el caso de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa. Su cargo en la instancia revisora de Comodoro Py fue ocupado por Bertuzzi. 

La particularidad del caso de Farah es que si el Senado rechaza su pliego el lugar al que tendrá que volver es ni más ni menos que la Cámara Federal porteña.

Emblemas del Lawfare

Bruglia y Bertuzzi son considerados dos jueces del Lawfare. Ambos llegaron a la Cámara Federal porteña por decisión de Macri. Desde su lugar en ese tribunal con asiento en Comodoro Py, ambos (al igual que Martín Irurzun) legitimaron todo lo realizado por Claudio Bonadío. Los dos revisaron la causa de las fotocopias de los Cuadernos. El primero, por ejemplo, también intervino en el caso de la Obra Pública, en la que se involucró a CFK. En el debate oral de ese caso, el 2 de diciembre pasado, Cristina dio un fuerte alegato de impacto político y mediático. En una ponencia de más de 3 horas y media cuestionó con dureza la acusación en su contra y atribuyó su situación judicial a la persecución judicial.

Bertuzzi, por su parte, fue el presidente del tribunal que envió al exvicepresidente de la Nación, Amado Boudou, a la cárcel. Según Boudou, su llegada a la Cámara Federal porteña fue el premio que el macrismo le dio por haber resuelto su detención.

En el marco de esta tensión entre poderes forzada por Bruglia y Bertuzzi, el embajador de los Estados Unidos, Edward Prado, dijo en una conferencia que organizó el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires a fines de agosto que “atacar a un juez es atacar a todo el sistema judicial”. No dio nombres. Pero no dejar de ser una frase curiosa: cuando el macrismo persiguió a magistrados con pedidos de juicio político, el representante estadounidense en la Argentina se llamó a silencio. Nada dijo, por ejemplo, del jury que impulsó Macri contra el juez de Dolores que instruye el D’Alessiogate, Alejo Ramos Padilla. Mucho menos de los que se pidieron contra jueces laborales, tal como publicó este medio en su momento y hoy se conocen con mayor detalle en la causa conocida como Mesa Judicial PRO.

Una de las últimas intervenciones de Bruglia en la Cámara Federal  fue declarar nulo el procesamiento de los exministros macristas Guillermo Dietrich, Nicolás Dujovne y Javier Iguacel en el caso de los peajes y las autopistas vinculadas al Grupo Macri. Junto a Irurzun, revocó la decisión que había tomado Rodolfo Canicoba Corral (ahora jubilado) porque consideró que se le ocultó pruebas a los imputados. Un fallo muy particular para alguien que nunca revocó en los años macristas un procesamiento importante de Bonadío, paradigma del Lawfare y a quien muchos colegas apodaban “embajada” porque en su juzgado de Comodoro Py no aplicaba la ley argentina.

El viernes pasado, la vicepresidenta se hizo eco de aquel fallo y tuiteó: “AYER se comprobó que a Bruglia y Bertuzzi los quieren mantener ilegalmente en la Cámara Federal para garantizar la impunidad de Macri y sus funcionarios. Uno de ellos anuló el procesamiento de Dietrich, Iguacel y Dujovne, por la estafa de las autopistas de más de USD600 millones”.

“En sus tapas, Clarín te dice que queremos separar a Bruglia y Bertuzzi porque me investigan a mí. Como dijo Néstor: Clarín miente…. Todas las causas que me armaron ya pasaron la etapa de instrucción”, agregó. De más está decir que este lunes tras conocerse que se tratarán los casos de Bruglia y Bertuzzi en el Senado el miércoles, el matutino porteño definió a estos dos magistrados como quienes “investigaron a Cristina”. “¿Se dan cuenta que han convertido al Poder Judicial en un instrumento para atacar al peronismo y a los gobiernos populares y darle impunidad a los poderosos que siempre manejan los hilos de la economía y la comunicación en nuestro país?”, cerró la vicepresidenta. 

A la luz de lo dispuesto por el Senado y con la expectativa de la reunión de la Corte, está claro que esta semana será clave para el futuro de los dos jueces puestos a dedo por Macri en un tribunal clave de Comodoro Py.
 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►