07 de julio, 2021 | 13.33

Varados: cómo siguen las restricciones para los vuelos del exterior

El viernes se prorrogará el límite de ingresos al país, aunque podría flexibilizarse un poco. Fracasó el segundo encuentro con la IATA.

El gobierno prorrogará las restricciones en el ingreso al país por vía aérea después de este viernes, aunque evalúa flexibilizar el cupo de pasajeros si la situación epidemiológica hacia el final de la semana es mejor, confiaron a El Destape fuentes en Casa Rosada. La apertura, si se decide, será parcial, más cerca de 900 o 1000 personas por día que de los 2000 que llegaban a Ezeiza a diario antes de que se profundizaran estas medidas.

Además del número de casos, cerca del presidente Alberto Fernández prestan especial atención a lo que sucede con los mecanismos de control que cada distrito dispone para las personas que llegan desde el extranjero; para permitir un mayor flujo primero quieren comprobar que las nuevas disposiciones que exigen una cuarentena controlada son efectivas y se cumplen a rajatabla.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Ayer fracasó una nueva reunión entre el gobierno y la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que representa a las empresas del sector, para encontrar un camino que permita volver a la normalidad en el menor lapso posible. Por segunda vez en una semana, el hombre fuerte de la cámara en el país, su vicepresidente Peter Cerdá, de extendida presencia en los medios por estos días, dejó vacía su silla.

El primer encuentro se había cancelado la semana pasada porque la IATA pretendía hablar con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y no con el ministro de Transporte, Alexis Guerrera. “Buscaban impacto político antes que a encontrar una solución”, explican el gobierno. “Santiago no sabe nada de aviones y tiene otros problemas más importantes de los que ocuparse. Si querés avanzar tenés que hablar con el ministro”.

El segundo intento llegó apenas un poco más lejos. La cita era con Guerrera pero ante un nuevo faltazo de Cerdá, que envió representantes de segunda línea, desde la Casa Rosada le ordenaron al ministro que no se presente. En su lugar estuvieron la titular de la Autoridad Nacional de Aviación Comercial, Paola Tamburelli, y el secretario de Planificación, Gastón Jaques. El encuentro, con formato virtual, duró apenas diez minutos.

El cupo de pasajeros se había restringido a 600 lugares diarios cuando se comprobó el altísimo incumplimiento del aislamiento domiciliario, de un 40 por ciento en promedio y con picos de 70 por ciento en algunas localidades bonaerenses, que volvían inútil cualquier estrategia de contención de nuevas cepas, más contagiosas o más dañinas, como la variante Delta que ya es la que más circula en el hemisferio norte.

La variante Delta, originaria de la India, ya fue detectada en varios pasajeros tras su ingreso a la Argentina. En el último caso, fue una persona que había llegado al país con PCR negativo, dio nuevamente negativo el test de antígenos en el aeropuerto pero finalmente fue diagnosticado por un tercer examen de control cuando ya llevaba cuatro días en el país. Por eso se decidió endurecer los controles y reducir el flujo de viajeros.

El objetivo es demorar lo más posible el avance de esa variante, que muestra cierto nivel de evasión a la respuesta inmune causada por las vacunas, para dar tiempo a alcanzar a toda la población adulta con una dosis y completar el esquema de inmunización de quienes tienen mayor riesgo ante la enfermedad. La apuesta del gobierno es que la vacunación le gane en velocidad a la nueva cepa, para comenzar en la primavera un retorno a la normalidad.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►