El Debate Presidencial en vivo con Roberto Navarro y Marcelo Figueras Suscribite

X

A veces, la belleza cabe en un libro, en una canción, en un poema. Ahí, chiquito y a la vez inmenso. De eso se trata la obra publicada por Verónica Parodi, docente, directora del Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi) y creadora del sitio web especializado en literatura infantil y juvenil Avión que Va. Bordando Nanas es un libro/disco que teje cantos, arrullos y poemas originales de Verónica con ilustraciones de Fernanda Bragone, y todo lo que ahí está grabado y escrito va mucho más allá. Participan León Gieco, Chango Spasiuk, Teresa Parodi, Liliana Herrero, Los Musiqueros, Ligia Piro, Mariana Carrizo, María de los Ángeles Ledesma, la venezolana Cecilia Todd y el paraguayo Ricardo Flecha, entre otros muchos músicos y artistas. Verónica le contó a El Destape acerca de esta idea, que deja flotando en el aire melodías y poesías.

-En tu flamante libro-disco Bordando Nanas se mezclan las poesías con los acordes, las ilustraciones con los arrullos ¿Cómo se te ocurrió hacer este trabajo? ¿Cuál fue la génesis de esta idea?

-Soy docente hace más de veinte años y soy madre de un adolescente hoy. Estas canciones y poemas nacieron cuando tuve a mi hijo Francisco. Pensadas para él, pensadas en ese encuentro tan único de amor. El acunarlo susurrando palabras y poemas, tarareando canciones que salían del alma. Porque lo que me trajo Fran es el amor, sin dudas. Pero también, sin dudas, lo pensé desde mi experiencia como docente y la necesidad de conexión con los niños a través del arte, la poesía y la sonoridad de los distintos ritmos de nuestro país y del continente. Como en una comunión ancestral, esa transmisión que tiene a la palabra y la música como vehículos de transmisión cultural. Cantar una nana o decir un poema sigue siendo un desafío en estos tiempos. Creo que una canción de cuna es también una forma de resistencia, de lucha, de construcción de lo identitario. Una forma de trasmisión de sentidos que, casi sin darnos cuenta, nos para en la construcción del ser y la manera de ver el mundo. Nos permite pensarnos como seres poéticos y ver la vida más bella aun en el dolor, el horror, o la falta de esperanza.

-¿Qué puede llegar a decir una canción de cuna? ¿Cuánto cabe en una canción?

-Todo cabe. Es libre, es nuestra, es historia y memoria, es encuentro, es transmisión cultural, y es por sobre todo uno de los más bellos actos de amor.

-"Verónica bordó sus palabras con puntos litoraleños. Precisos, coloridos, formando poemas aleteantes y leves" dice Laura Devetach acerca de tu libro ¿Qué te dice a vos la obra de la autora de La Torre de cubos?

-Amo y admiro profundamente a Laura Devetach, y lo declaro públicamente. Tengo el privilegio enorme de contar con su amistad. Ella es un espejo en el que quiero mirarme. Toda su obra es para mí una guía, un faro, un camino que intento recorrer.

-Sos una de las responsables del Espacio Cultural Nuestros Hijos, un lugar donde el arte, la música, la literatura ayudan de algún modo a curar el dolor ¿Qué te significa cada vez que ingresas a lo que fue la Esma, hoy un lugar donde se puede respirar vida?

-“Aquí hay que plantar vida", nos dijeron las Madres, para que la sociedad entera se apropie y construya esta nueva historia. Hace unos cuantos años que estoy allí, sin embargo entrar cada día al espacio me reafirma la convicción de cumplir, junto a mis compañeros, con ese mandato de las Madres, ese acto de amor y compromiso permanente que es hacer de este lugar un espacio de reparación colectiva desde el arte. Donde hubo muerte, hoy hay vida; donde hubo odio, hoy hay amor. La palabra, la literatura, la música y otras expresiones artísticas proponen un encuentro para la reflexión y el intercambio, que son los motores del ECUNHI. Hace dos años que el ECUNHI se encuentra sin financiamiento estatal. Sin embargo mantiene su actividades (festivales, encuentros de cine , ciclos, peñas, talleres artísticos, visitas escolares) . Esto y la firme y creciente respuesta de artistas, educadores y público en general me emociona, me enorgullece y me motoriza hacia adelante. Las Madres socializaron su maternidad, ellas que parieron treinta mil hijos y a todos nosotros, sus otros hijos, y nos invitaron a construir la Patria desde una propuesta revolucionaria y así lo seguiremos haciendo para que nunca más el silencio, el horror y el olvido se apoderen de estos esos muros. Nuestro desafío es el de la transformación y la construcción colectiva, que tiene como bandera un pañuelo blanco, que es la bandera de lucha y amor de las Madres en estos 41 años y es la bandera de la vida. Y en estos tiempos de resistencia el pañuelo sigue siendo un símbolo de lucha, de fuerza, como una bandera de color blanco, de color verde. Por nuestros derechos, por un futuro mejor y por sobre todo por la vida.

-Avión que Va ya vuela por entre los libros infantiles. Contame de ese proyecto.

-Primero fue una idea lanzada al aire. Casi sin darnos cuenta, enseguida estábamos plegando papelitos que pronto serían alas. Y lo mejor es que, ahí nomás, fueron muchas las manos que empezaron a hacer este Avión que va, aportando su arte y su talento. Este es un sitio para la literatura infantil y juvenil es decir que es un sitio para la literatura, claro. Dimos muchas vueltas alrededor del viejo tema de las hermanas menores, los adjetivos y las fronteras indómitas. Finalmente elegimos resaltar ese territorio que, justamente, suele quedar inexplicablemente a un lado. Desde Avión que va, aventura maravillosa que comparto con amigas talentosas como Karina Micheletto y Cecilia Maneiro, proponemos un espacio que da cuenta de la inmensa riqueza que hay en la producción literaria destinada a niños, niñas y jóvenes y que refleja las novedades editoriales, lo que pasa en las ferias, presentaciones y congresos, en qué andan los autores e ilustradores. Invitando a chicos y chicas a comentar sus libros preferidos, a leer, escribir y criticar. Es un espacio también para que los docentes, bibliotecarios, narradores, cuenten sus experiencias en esos mundos fabulosos que abren como mediadores de lectura. Y por sobre todo pone en red a la poesía para ser compartida como una forma de encuentro. Los invito a sumarse, a compartir este vuelo www.avionqueva.com

-Hace algunos días fuiste participante del congreso "Mirar el mundo como los niños y niñas que fuimos" ¿Cómo es el mundo que observás? ¿Qué ves al mirar el mundo de los niños?

-Abrir la mirada para mirar el mundo de los niños y niñas, necesitamos eso. Nos veo apurados, angustiados con la realidad, veo a los niños y las niñas inmersos en el mundo virtual y tecnológico. Eso me asusta, me preocupa. Es necesario volver a la transmisión cultural desde la belleza, desde lo palabra poética y fundamentalmente desde la escuela, desde las casas, como un lugar para recuperar, la libertad y los sueños. Sacarlos un poco de la tecnología. Encontrar el tiempo de un cuento, de una canción de cuna, de un poema. Jugar con ellos, reírnos, compartir la vida, lo bello para habitar el mundo y mejorarlo.

-¿Donde ubicas las principales problemáticas respecto a la educación?

-La escuela es un lugar para pensar, para problematizar pero también para la construcción de respuestas, desde lo individual y hacia lo colectivo. Tenemos que reforzar una educación pensada para la formación de sujetos críticos y en esto las artes, la poesía, la música y la literatura son aportes necesarios para crecer en libertad. Las principales problemáticas son el retraso en el salario docente y la falta de inversión, el retroceso en los planes de estudio que pretende el gobierno porteño, el retroceso en la violación por parte del gobierno nacional de la ley de financiamiento educativo con la decisión de suspender la paritaria nacional docente. El cierre de escuelas en la provincia de buenos aires. La lucha de los maestros es un ejemplo, es una manera de enseñar cómo defender los derechos, las convicciones. La belleza es un derecho también, para transformar la dura realidad Es por eso necesario alzar la voz frente a la tremenda realidad que están atravesando todos los docentes, los institutos, las universidades, la educación pública. Mi apoyo, mi abrazo y mi solidaridad incondicional con ellos. Con docentes y alumnos que están encontrando el camino de la lucha en las calles. La resistencia es cultural e ideológica. Para entender el pasado y habitar el presente .Es imposible enseñar sin coraje, sin valentía, sin amor, sin compromiso. Y ese es el modo de atravesar lo doloroso, insistiendo una mil veces. Solo así podremos seguir abriendo nuevas miradas y soñando un mundo nuevo.