#AltaData | Cristina Kirchner chicaneó a Macri Suscribite

X

En septiembre del año pasado, Javier Iguacel anticipó en Houston la convocatoria a Concurso Público Internacional para el offshore argentino. A propósito, y una vez conocido el Decreto 872 (octubre de 2018) de "Convocatoria de Concursos Públicos Costa Afuera", este Observatorio advirtió, en primer término, sobre la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales internacionales (CIADI, entre otros) para las 38 áreas incluidas en la licitación; en segundo término, que una de las tres cuencas incluidas en el concurso, la Cuenca Malvinas Oeste, al estar pegada a las Islas Malvinas se constituía automáticamente en una zona de alta trascendencia geopolítica y de seguridad nacional para la cual la normativa vigente (incluyendo la Resolución 65 de noviembre de 2018) no hacía el más mínimo reparo en ese sentido; y, en tercer término, que esta entrega de los hidrocarburos bajo Mar Argentino obedecía a la urgente necesidad de recaudar dólares frescos para financiar el blindaje fondomonetarista al régimen neoliberal así como brindar algo más de oxígeno al saqueo nacional por parte del terrorismo financiero y su interminable sangría de capitales. En este breve informe, actualizamos el punto referido a la Cuestión Malvinas.

Embed

En primerísimo lugar, cabe recordar que existe una ligazón geológica probada entre las cuencas alrededor de las islas y la Cuenca Malvinas Oeste. Incluso, se cree que la relación se extendería a la Cuenca Austral Marina, también licitada por el macrismo. Pues bien, la Secretaría de Energía les entregó gratuitamente a las concursantes el Banco de Datos oficial con toda la información en materia de prospección geológica disponible a la fecha (2D, 3D y pozos del Offshore) vinculada a estas tres cuencas. Los permisos de exploración duran entre 4 y 13 años, mientras que la concesión un mínimo de 30 años. No hay ninguna cláusula respecto del destino de la producción de gas como de petróleo. Finalmente, y como advertimos oportunamente, las áreas licitadas están afectadas a arbitraje internacional (bajo reglas UNCITRAL) en caso de controversias y litigios.

En la Cuenca Malvinas Oeste se pusieron en juego unas 18 áreas. Las ofertas ganadoras, y que serán adjudicadas en el transcurso de los próximos 30 días, involucran 9 áreas. De ellas, la petrolera británica Tullow ganó en tres. En dos irá como consorcio junto a Pluspetrol y Wintershall -con una participación del 40% en ambos casos-, mientras que en la tercera irá sola (100%). Con la adjudicación de las tres áreas, el Estado nacional percibirá 232 millones de dólares.

Tullow Oil es una empresa hidrocarburífera de origen británico, especializada en exploración y explotación en el offshore. Cuenta con 87 licencias otorgadas en 17 países mayormente ubicados en África.

Al conocerse el Decreto 872, este Observatorio advirtió sobre la grave afrenta a la seguridad nacional que implicaría la adjudicación a petroleras británicas de áreas en la Cuenca Malvinas Oeste, a una distancia aproximada de 100-150 kilómetros de las islas y a más o menos la misma distancia de la zona en actual exploración en la Cuenca Malvinas Norte por parte del consorcio entre Rockhopper y Premier (ambas británicas). No nos equivocamos en la advertencia.

Ni en el Decreto 872 ni en la Resolución 65 (portadora del pliego de Bases y Condiciones completo de la Ronda) se hace la más mínima excepción a nivel compañías concursantes en cuanto a su país de origen, tanto para los permisos de exploración como para las concesiones de explotación. Mucho menos se menciona prohibición alguna a las firmas que ya operan ilegal e ilegítimamente al norte de las islas.

Tampoco se prohíbe que las empresas adjudicatarias -más aún si son oriundas del Reino Unido- puedan utilizar o promover la construcción de las instalaciones portuarias en Puerto Argentino para la exportación de crudo empleando como plataforma a las islas, tal y como está pensado para el crudo extraído de la Cuenca Malvinas Norte (ver bibliografía).

Gracias a las excelentes gestiones e iniciativas del macrismo, las aspiraciones colonialistas del Reino Unido y la OTAN en el Atlántico Sur, la región patagónica y la Antártida Argentina acaban de dar otro gran paso.