#AltaData | Golpe en Bolivia Suscribite

X

Gustavo Figueroa prestó durante nueve años sus servicios como medico legista de la Policía de Tucumán, sorpresivamente fue separado del cargo y sometido a una causa penal. El motivo: Se descubrió que utilizaba la matrícula de un profesional fallecido.

La irregularidad fue descubierta en el Ministerio de Salud provincial, cuya titular, Rossana Chahla, puso en alerta al responsable del área que controla a la Policía, quien comprobó la veracidad de la denuncia realizada por personas cercanas al acusado.

En la Dirección de Fiscalización del Sistema Provincial de Salud se comprobó que Figueroa fraguó toda la documentación con la que logró ingresar a la fuerza policial utilizando la matrícula de un médico fallecido.

El ministro de Seguridad tucumano, Claudio Maley, informó que una consulta a la Universidad Nacional de Tucumán sirvió para comprobar que no se registran certificados analíticos emitidos a nombre del acusado Gustavo Figueroa y que el rector de esa casa de estudios, Mateo Martínez puso a disposición de la causa toda la documentación necesaria donde constan las irregularidades.

Gustavo Gabriel Lindor Figueroa, el falso profesional, también atendía a particulares en un centro médico, cumplía funciones en la Mutualidad Provincial de Concepción y había puesto en su CV que era docente titular de la cátedra de Medicina Laboral y Enfermedades Profesionales de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), pero la casa de altos estudios desmintió esto.

Ayer, el ministro de Seguridad, Claudio Maley, confirmó que el supuesto médico “trucho” de la Policía fue denunciado en la Justicia y puesto a disponibilidad dentro de la fuerza. Hasta ahora no se habían adoptado medidas privativas de la libertad.

De acuerdo con el funcionario, fue la ministra de Salud, Rossana Chahla, quien se contactó con él para informarle de la situación irregular de Figueroa. Según Maley, se inició una investigación administrativa “mediante la cual se establece que el empleado no era el titular de la matrícula que había acreditado cuando ingresó a la institución policial”.

 

En esta nota