Luego de los incidentes en el partido de vuelta de la Superfinal de la Copa Libertadores, Boca decidió blindar las ventanas del micro en el que se traslada su plantel profesional para evitar agresiones.

El vehículo se le colocaron cristales de seguridad para evitar el vandalismo y también se reforzaron los cristales originales, para dificultar que un proyectil los pueda romper. Además, en casa de rotura, los vidrios no se desprenden, si no que sólo se astillan y quedan adheridos.

"Es nuestra responsabilidad contar con un micro de alta seguridad para el plantel. No puede estar en riesgo la integridad de ninguno de los jugadores, de los empleados ni de los dirigentes que habitualmente se trasladan junto al plantel de Boca", justificó el presidente del club, Daniel Angelici en declaraciones a Olé.

 

 

Y agregó: "era una decisión que debíamos tomar y por suerte no sólo la tomamos, sino que además la llevamos adelante y la ejecutamos" y que "cuando el plantel regrese de la gira por los Estados Unidos, el micro ya estará a disposición para el primer partido de local de la Superliga y también en el de la Libertadores contra Paranaense".