#AltaData | Macri paga $5.000 por un voto Suscribite

X

La última resolución del juez Alejo Ramos Padilla en la causa donde investiga una red de operaciones de inteligencia ilegales deja visible parte de la trama oculta que subyace este caso desde el principio: una disputa entre bandas de la vieja y nueva SIDE. Los nombres clave son los de Antonio Horacio Stiuso y Pablo Pinamonti. El primero fue hombre fuerte de la casa de los espías hasta su salida a finales del gobierno de CFK; el segundo tiene como terminal nada menos que a Daniel “Tano” Angelici, fue jefe de otro de los detenidos en esta causa, el ex comisario Ricardo Bogoliuk, y dirigió el proyecto AMBA, que consistía en la creación de unidades de inteligencia en la provincia de Buenos Aires coordinada entre la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y el gobierno de María Eugenia Vidal. Stiuso apareció alegando que también lo espían; Pinamonti quiere dar su versión sobre los vínculos que investiga Ramos Padilla y que lo ubican en un lugar jerárquico en la banda dedicada al espionaje ilegal.

Jaime

Stiuso, como contó ayer Franco Mizrahi en El Destape, se presentó tanto en Dolores como en Comodoro Py, en otro expediente donde fue denunciado el espía ilegal Marcelo D’Alessio en 2016 que está en manos del juez Luis Rodríguez. Se trata de la causa en la que el despachante de aduana Gabriel Traficante se presentó como víctima de extorsión bajo la mecánica de aprietes de D’Alessio coordinado con publicaciones en Clarín del operador con patente de periodista Daniel Santoro. El juez Rodriguez citó a Stiuso para mañana.

En el caso de Ramos Padilla, la citación a declaración testimonial de Stiuso es el 19 de julio a las 10 de la mañana. El día anterior, a la misma hora, debería ir el fiscal en rebeldía Carlos Stornelli, citado por sexta vez pero, en su caso, a declaración indagatoria.

Según su escrito, Stiuso se dice víctima de la red de espionaje que integraba D’Alessio y apuntó también hacia Elisa Carrió y Santoro. “La labor de ciertos agentes (orgánicos o inorgánicos) vinculados a la AFI (o a otros organismos de seguridad u organismos públicos en general), como así también relacionados con periodistas e incluso políticos (algunos en funciones legislativas), permiten dar cabida a la investigación que propicio”, dejó asentado Stiuso, patrocinado por el abogado Santiago Blanco Bermúdez.

La aparición de Jaime, uno de sus alias, genera todo tipo de sospechas entre los involucrados en esta causa. Sus incursiones visibles en tribunales son escasas, pero las invisibles pero no por eso menos conocidas dan lugar a suspicacias respecto de su real interés en involucrarse en estas causas, que puede ir desde buscar embarrar la cancha hasta que se trata de un deseo de recobrar protagonismo en la liturgia de los espías. En el mundillo judicial también se conocen las internas entre los servicios de inteligencia, y la aparición de Stiuso en esta historia se lee en ese sentido. Demasiados actores que se conocen y mucho.

Pablo

El caso de Pinamonti es distinto. Como informó El Destape, el juez Ramos Padilla tiene sospechas sobre el rol de la AFI y puntualmente sobre Pinamonti. Distintas declaraciones de imputados y testigos apuntan en ese sentido. Por ejemplo, el espía Rolando Barreiro declaró el 30 de marzo ante Ramos Padilla cuando fue indagado: “En distintas charlas con D’Alessio, o encuentros, él siempre me nombraba que trabajaba con Bogoliuk y Degastaldi, que el nexo -digamos- o figura de autoridad de ellos era Pablo Pinamonti”. Y agregó: “Esa persona era la que reportaba a lo más alto de la AFI”. En otra resolución de hace unos días, Ramos Padilla recordó que “el propio D ́Alessio señaló en su declaración indagatoria que se hallaba trabajando al servicio de la AFI, que había recibido la promesa de un eventual cargo como Director de Asuntos Complejos de ese organismo y que para ello había mantenido reuniones de trabajo con Bogoliuk y Degastaldi y su jefe ‘Pablo’, que podría tratarse de Pablo Pinamonti”.

La relación entre Pinamonti y Bogoliuk la confirmaron las propias autoridades de la AFI, el señor 5 Gustavo Arribas y la señora 8 Silvia Majdalani. Fue ante la Bicameral de Inteligencia, en este cruce con el diputado Leopoldo Moreau:

Moreau: - Pablo Pinamonti, ¿es agente de la AFI?

Arribas: - Sí.

Moreau:- ¿Trabajó con Bogoliuk?

Majdalaní:- Sí, claro. Pablo Pinamonti era el encargado de esa Dirección de Reunión del AMBA.

El vínculo Pinamonti-Bogoliuk, por ende, fue confirmado por las propias autoridades de la AFI. El segundo fue jefe de la base Ezeiza del proyecto AMBA, es decir, tuvo a Pinamonti como superior.

La terminal de Pinamonti es el “Tano” Angelici, ladero de Mauricio Macri y uno de sus operadores en los tribunales. Pinamonti tiene en su currículim un paso por Asuntos Internos de la Policía Metropolitana e ingresó a la AFI el 27 de mayo de 2016, en el gabinete de asesores. Tras el cierre del proyecto AMBA, el 14 de diciembre de 2017 se trasladó a la dirección de Asuntos Jurídicos, que está bajo la órbita de Juan Sebastián “El enano” De Stéfano, otro hombre de Angelici que fue uno de los enviados a presionar al juez Luis Carzoglio para que detuviera a Pablo Moyano. Mensaje del propio Macri.

En el caso de Pinamonti, se presentó ante Ramos Padilla y pidió dar explicaciones de forma espontánea. Como se trata de de un agente de inteligencia, antes de ponerle fecha a la citación Ramos Padilla va a esperar la autorización que Pinamonti pidió a las autoridades de la AFI.