Roberto Navarro, Víctor Hugo y el primer debate presidencial Suscribite

X
El padre Juan Carlos Molina renunció al frente de la SEDRONAR, el organismo encargado de combatir las adicciones a las drogas y el narcotráfico. La determinación fue publicada en el Boletín Oficial de esta mañana y aceptada por la presidenta Cristina Kirchner.

Con la firma de la primera mandataria, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Interior, Florencio Randazzo, el decreto 818 dice brevemente que se acepta la renuncia del funcionario, a la vez que se le agradece "por los servicios prestados".

En su conferencia de prensa de todas las mañanas, Aníbal Fernández explicó los motivos de la renuncia: "Estuvo conmigo ayer a la mañana, me hizo conocer la situación personal, que creía que había cumplido su objetivo, y que por motivos personales se apartaba. Me dejó la renuncia, y a la tarde cuando vino la Presidenta, decidió aceptarla, es lo que han leído en el Boletín Oficial".

Con la asunción del kirchnerismo, el sacerdote se desempeñó como asesor "ad honorem" de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, desde 2007, hasta que a finales de 2013 fue designado al frente de la Secretaría antidrogas. A pesar de provenir de la Iglesia católica, el sacerdote se manifestó en más de una oportunidad a favor de despenalizar el consumo de drogas y hasta tenía un proyecto de ley al respecto.

"En Sedronar venimos trabajando para que el adicto deje de ser visto como un delincuente o un enfermo. Para ofrecerle un proyecto de vida", publicó el martes junto a una serie de tuits en las que destacaba el rol de la Secretaría.