#AltaData | El plan de EEUU para perseguir a Cristina, a Lula y a Correa Suscribite

X
Con la oposición y algunos potenciales aliados en contra, el Frente para la Victoria no tendrá más remedio que dejar de lado el pliego de Roberto Carlés para integrar la Corte Suprema. Antes que enfrentarse a una derrota en el recinto, el oficialismo optaría por suspender la sesión que el jefe del bloque, Miguel Ángel Pichetto, había anunciado para el 15 de abril.

El abogado penalista de 33 años cuenta con el rechazo de los 28 legisladores de la oposición que en noviembre pasado firmaron un compromiso para no aceptar a ningún candidato a la Corte Suprema hasta que no se produzca el cambio en el Poder Ejecutivo el próximo 10 de diciembre. En los últimos días, a esa negativa se sumó la de la senadora del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Lucilla Crexell, quien adelantó que votaría en contra del pliego. La legisladora también aclaró que sí asistirá a la sesión, por lo que no favorecerá al kirchnerismo con su ausencia.

Para aprobar la designación de Carlés como reemplazante de Eugenio Zaffaroni el Frente para la Victoria necesita los dos tercios de los presentes en la sesión. Por ese motivo, se había especulado en las últimas semanas con la posibilidad de que algún senador contrario a la propuesta pudiera no estar en la sesión, facilitando la tarea oficialista. Sin embargo, el anuncio de Crexell, quien tiene la intención de asistir para votar en contra, y la falta de acuerdo con el puntado Adolfo Rodríguez Saá, echó por tierra las esperanzas de alcanzar el número necesario para avanzar con el pliego.

Carlés estuvo el pasado 31 de marzo en el Senado para defender su postulación, que fue impulsada por el Poder Ejecutivo, pero alentada inicialmente por el papa Francisco, con quien el abogado mantiene una amistad de larga data. El esfuerzo no alcanzó para torcer el brazo de la oposición, que trató con delicadeza a Carlés en el Congreso, pero no cambió su decisión.

En medio de rumores sobre un posible intento del Frente para la Victoria para avanzar con un proyecto para volver a ampliar la Corte Suprema -algo para lo que no se necesitan los dos tercios-, el kirchnerismo podría anunciar este lunes la suspensión de la sesión, dejando en suspenso la vacante para el máximo tribunal.