Los representantes de Whatsapp mantuvieron una reunión con el gobierno nacional, la Justicia Electoral y los partidos políticos para explicarles y aclararles las reglas de la App en esta campaña electoral. A través de encuentros privados o en talleres, transmiten sus políticas de "buen uso" y reciben inquietudes de los encargados de llevar adelante la contienda electoral.

En diálogo con LA NACION, el Gerente de Políticas Públicas de WhatsApp, Ben Supple, indicó que desde la empresa de mensajería instantánea están más atentos que nunca a las elecciones nacionales y admitió que la forma en que se desarrolle la campaña aquí es una prioridad.

Desde Cambiemos ya habían anunciado que planean enfocar la campaña en estrategias de segmentación y viralización de mensajes por esa herramienta, a través de la acción de sus voluntarios. En los próximos días representantes de WhatsApp se reunirán con el gobierno nacional.

Entre las advertencias y consejos, Supple detalló las medidas que lanzaron entre el año pasado y este, como dar de baja cuentas falsas, limitar la cantidad de contenido que se puede compartir, de personas que pueden integrar un grupo, así como las invitaciones a grupos. "Debemos ser la única compañía que se dedica a la comunicación entre usuarios, y pasa un año pensando cómo limitar la comunicación entre esos usuarios", remarcó el gerente.

Uno de los objetivos de la empresa es desalentar el uso indebido -como el uso de números falsos para acribillar con propaganda, considerada por la empresa como "spam".

Una de las consultas en la reunión fue si tenían planeado crear alguna herramienta para que los políticos puedan hacer uso de WhatsApp, a lo cual, Supple le aclaró que todos los usuarios son tratados de la misma forma por la App, que si se hace un buen uso no deberían tener problemas, y que si como partidos políticos tienen planeado tratar de alcanzar grandes grupos de personas, "probablemente WhatsApp no sea la mejor herramienta".

También le preguntaron por la posibilidad de usar la API WhatsApp Bussiness. El gerente respondió que está orientada a los negocios, y que a lo sumo puede usarse para la gestión municipal.

Tanto las medidas de WhatsApp para evitar un uso indebido en la campaña como las políticas de transparencia de anuncios electorales que lanzó Facebook en los últimos días fueron tomadas con escepticismo por algunos.

Tras darse a conocer la noticia, desde Supple señaló que WhatsApp prohibe enviar mensajes en forma masiva y en un comunicado sumó: "Damos de baja dos millones de cuentas por mes por incurrir en ese tipo de violaciones, gracias a nuestros sistemas de inteligencia artificial y a los reportes de los usuarios. Nuestro producto corporativo, WhatsApp Business API, permite a organizaciones proveer servicios a sus clientes, incluyendo responder dudas de los usuarios. No está disponible para ser usado en campañas con fines electorales".