Luz, el caricaturista de Charlie Hebdo que dibujó la primer portada después del atentado, confirmó que dejará la revista en septiembre y explicó cómo es trabajar en el semanario tras el atentado: "Cada número es una tortura, es demasiado duro seguir".

En una entrevista al diario Libération, el caricaturista aseguró que "es una decisión demasiado personal" y explicó que "es tragado por un millar de cosas, la pena, el dolor, la ira" así como por "por los medios de comunicación y eso es muy difícil"

Además, explicó que "después del atentado, tuvimos que salir a publicar muy pronto. Hubo una voluntad colectiva para continuar rápidamente. Necesitaba tiempo, pero yo seguí en solidaridad, no quería decepcionar a nadie" y añadió que pasó noches de insomnio pensando qué hubieran hecho Charb, Cabu Honoré, Tignous.

Por otra parte, aseguró que no se va por los problemas internos de Charlie Hebdo, que se dieron a conocer en las últimas semanas.

En el último tiempo, el personal editorial y la dirección de la revista, que sufre problemas financieros desde hace tiempo y no están de acuerdo en qué hacer con los 4,3 millones de euros recibidos en donaciones desde el pasado enero.

Cabe recordar que hace dos semanas Luz había afirmado que no haría más dibujos de Mahoma.