Icono del cine, símbolo sexual. Isabel “La Coca” Sarli fue querida y admirada por todos los argentinos. Pero fue recién en el kirchnerismo que tuvo un reconocimiento formal.

El mismo fue en el mes de octubre del 2012, cuando la por entonces Presidenta de la Nación, Cristina Kirchner la nombró a través de un decreto como “Embajadora de la Cultura Popular Argentina".

En los considerando del decreto, publicado el 12 de octubre del año 2012 en el Boletín Oficial, se dice que "la señora Isabel Sarli es considerada una verdadera representante de la cultura nacional, tanto por sus dotes de actriz cinematográfica, como por estar considerada un icono popular de su época y una figura emblemática del cine argentino".

"Que, asimismo, siempre se ha destacado por su generosidad y honestidad, de lo que ha hecho un culto a lo largo de su trayectoria, siendo un verdadero ejemplo de fortaleza, valor y lealtad a un ideal".

"Que en ese marco, la señora Isabel Sarli resulta una figura insoslayable, a la hora de ensalzar los valores éticos y culturales, al representar la síntesis de la imagen que la República Argentina desea proyectar al mundo".

Dueña de una figura voluptuosa, que despertó pasiones en todos los argentinos, filmó decenas de películas tras su casamiento en 1956 con Bó, entre ellas "El trueno entre las hojas" (1958), "Carne" (1964), "Extasis tropical" (1969) y "Fiebre" (1972). Se retiró en la década de los ochenta y solo realizó apariciones esporádicas desde entonces.

 

En esta nota