La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, volvió a protagonizar un papelón cuando se jactaba de trabajo en conjunto que llevaron adelante las diferentes fuerzas de seguridad para desbaratar la red de pedofilia que llevó a la detención de un pediatra del hospital Garrahan.

Mientras detallaba el trabajo de la Policía de la Ciudad y el área de delitos cibernéticos de Gendarmería, la funcionaria comenzó a detallar los objetos secuestrados durante los allanamientos y puntualizó: “Se secuestraron 91 pendrives, 99 discos rígidos, 36 discos portátiles, 23 memorias RAM, 4200 cd blu-ray, 57 notebooks, 23 tablets, 76 cassettes y 66 CPU y 11 cámaras”.

El error estuvo en que las tarjetas memorias RAM no almacenan información, sino son las que determinan la velocidad en la que opera un ordenador. El hardware encargado del guardado de archivos es el disco sólido o rígido, según el caso.